Logo Ágora

COLUMNISTAS

Antonio Hernández Mascote

Vida

@TonymascoteTony
Visitas: 316

“Cada uno tiene su sufrimiento”


Cada que tengas un encuentro con otro ser vivo, con un semejante, recuerda que…

“Sé amable con todos: ten compasión por todos los seres, ricos y pobres por igual; cada uno tiene su sufrimiento. Algunos sufren demasiado, otros demasiado poco”.

El día que seamos conscientes y comprendamos que todos, sin excepción, estamos teniendo “luchas internas”, colaboraremos desde nuestro silencio, apoyo, pero sobre todo, “empatía y comprensión”, a hacer más agradable la existencia de los demás.

Todos somos partícipes de una misma naturaleza y de un mismo fin. La naturaleza es divina, ya que podemos CREAR de acuerdo a lo que CREEMOS con FE.

Tenemos un mismo fin: VIVIR Y DEJAR VIVIR.

Viviendo desde el Amor, ya que con tal poder podemos realizar lo inimaginable. Si todos participamos de una misma naturaleza y mismo fin ¿por qué nos tratamos unos a otros como totales desconocidos, sin entrañas para la compasión, el perdón, la misericordia y el Amor?

El “sufrimiento” forma parte de la vida, de nuestra naturaleza, pero, de cada uno de nosotros depende el cómo y cuánto suframos.

Hay quienes sufren demasiado. Quienes teniendo la posibilidad de cambiar su realidad en algo mejor, deciden permanecer en ese “torbellino de situación” por los beneficios secundarios que logran obtener de un estilo de vida así.

También hay quienes sufren demasiado poco. Y es que el crecer, desarrollarse, transformarse, evolucionar, conlleva cierto sufrimiento, un sufrimiento que vale la pena por lo que se desea lograr, por lo que viene en puerta y cubre los deseos tan anhelados. Es de sabios conocer qué tipo de sufrimiento estoy aceptando en mi vida.

Así que, no dejemos de ser empáticos con quienes crucen por nuestra vida. Todos estamos aquí para contribuir a la evolución del otro, y desde ese principio, merece mi respeto, mi atenta escucha, reconocerle como “maestro”, ya que está en mi vida con una razón… como ejemplo o como aquello que no deseo para mí.

Demos a manos llenas de aquello que anhelamos recibir como una fuente inagotable. Nuestra naturaleza está constituida del Bien, de grandes valores que nos impulsan a Construir, a poder contemplar lo mejor de cada uno… ¡no desfallezcamos en el intento!

Hoy, cuando salgas al camino, cuando camines por la vida, cada que contemples a un semejante, a un “hermano”, date cuenta que está entablando sus propias batallas, las cuales le producen sufrimiento… regálale una sonrisa, una palabra de aliento, un abrazo lleno de calor humano. En tus manos está el poder colaborar a cambiar el rumbo de vida de esa persona.

Que su sufrimiento sea más llevadero y no más pesado con tu existencia y presencia.

“Sé amable con todos: ten compasión por todos los seres, ricos y pobres por igual; cada uno tiene su sufrimiento. Algunos sufren demasiado, otro demasiado poco”.

Carpe Diem… Aprovecha el momento.

Anterior

1

2

3

4

5

6

7

8

Siguiente

NOTICIAS RECIENTES