Logo Ágora

COLUMNISTAS

Antonio Hernández Mascote

Vida

@TonymascoteTony
Visitas: 375
“El Amor cura todo mal”.



Coloco mi mano derecha sobre mi pecho, pulsando cada latido de mi corazón, y a la vez, levantando mi mano izquierda me conecto con esa fuerza grande, creadora, vivificadora, divina, Energía que existe en todo a mí alrededor, omnipresente, omnipotente y omnisciente.

En esa conexión lo único que experimento es una energía vibratoria que envuelve todo mi ser, todo aquello que toco materialmente, todo aquello que deseo tocar a la distancia, me envuelve, me cobija y aumenta mi deseo por estar siempre ahí.

El Amor es el que nos une, es la fuerza divina por excelencia, aquella Energía por excelencia que nos envuelve y nos transforma para ver más allá, para fundirnos con el todo, con lo máximo, lo inigualable, donde se traspasa el espacio, tiempo y materia.

Como Amor puro, todo lo puede curar… el odio, rencor, envidia, celos, malicia, injusticia, venganzas, divisiones, todo aquello que humanamente creamos desde el momento en que experimentamos la rivalidad con el otro, sólo es necesario darle credibilidad y poder a ese Amor para que pueda hacer sus transformaciones necesarias y divinas.

¿Acaso habrá algo que el verdadero Amor no pueda curar?

Sólo aquel que no lo acepte, que no le permita fluir dentro y fuera de sí. El Amor siempre nos preguntará si creemos en él, y se hará conforme al grado de fe que se ha depositado.

Miro a mi alrededor y me doy cuenta que todo es creación desde el Amor, desde el compartir y desear lo mejor para los demás. El Amor es único, inigualable, no hay temor cuando se experimenta y vive bajo las acciones que construyen.

Si la fuerza del Amor inundara nuestro interior, nuestra vida diaria, seríamos capaces de obrar milagros, romperíamos con las leyes de la naturaleza y crearíamos conforme a la fe y esperanza en vibración.

Si la fuerza del Amor emanara desde nuestro interior, haríamos el milagro de perdonar, de escuchar sin prejuicios, de apoyar y realizar acciones incondicionales, de permitirnos contemplarnos desde el interior donde todos nos identificamos como un mismo ser, parte del Todo, parte del Amor.

¿Cómo se podría “curar” desde el Amor?

Dejando fluir nuestra buena energía a cada acontecimiento del día, a cada persona con la que nos relacionemos, con cada ser al que deseemos darle vida desde el Amor… dejando a los demás mucho mejor de lo que los encontramos, deseando desde el Amor Construir y colaborar a un “Despertar de la Consciencia”.

Un abrazo con Amor, una palabra con Amor, una acción concreta con Amor, pueden curar, resucitar muertos, dar un sentido de vida al que ha perdido rumbo y fe en sí mismo, sí, así de loco y eficaz es el Amor.

Que esta semana el Amor sea tu guía, tu brújula, la fuerza de tus palabras, el móvil de tus acciones, esa fuerza que te impulse a soñar, a creer en los demás y en todo aquello que puedes ser capaz de ofrecer, de ser.

Que la fuerza del verdadero Amor cure, limpie, vitalice, renueve en tu interior aquello que te impida caminar con la confianza necesaria para seguir “tocando Almas” y creer en ti.

Omnia Vincit Amor… El Amor todo lo vence.

Por: Antonio Hernández Mascote.

1

2

3

4

5

6

7

8

Siguiente

NOTICIAS RECIENTES