Logo Ágora

COLUMNISTAS

Antonio Hernández Mascote

Vida

@TonymascoteTony
Visitas: 587

“La importancia de los problemas en la vida”

 

 

¿Cuál será la importancia de los problemas en la vida del ser humano?

 

Una mayoría de las personas escabulle cuando escucha la palabra “problema”, pero si los problemas son imposible de evitarlos, algún beneficio podemos obtener de ellos ¿no crees?

 

Una vez más lo digo, el “problema” no está en el problema mismo, sino en cómo nos han educado a etiquetar ciertos acontecimientos de la vida, enmarcándolos como problemas, como algo trágico, terrorífico, aquello de lo que si se presentan en nuestras vidas hasta llegamos a pensar que “algún mal nos pudieran estar haciendo”.

 

Los problemas deberían de ser vistos como aquellas “áreas de oportunidad” en las cuales si les invertimos iremos desarrollando un mayor y mejor conocimiento de nuestra persona, de quiénes somos, de lo que vinimos a hacer y ser en esta vida.

 

Los problemas bien aceptados y bien vividos nos podrán ofrecer todo un cúmulo de enseñanzas, aprendizajes, que nos permitirán ir adquiriendo las herramientas necesarias para experimentarnos más plenos, satisfechos y con la pasión necesaria para seguir caminando, inclusive, dándoles la bienvenida a cuanto problema nos pudiera visitar.

 

Cuando un problema llega a nuestra vida, el tiempo que tardamos en solucionarlo es porque en ese espacio de tiempo el nivel de consciencia que poseemos no es el adecuado para la solución, es como si nos “reiniciáramos” o nos “formateáramos” para lograr un nivel de consciencia más elevado e ir adaptándonos a los procesos evolutivos que la vida tiene para cada uno de nosotros.

 

Como te lo he venido comentando, realmente todo depende de cómo observemos los acontecimientos de la vida, incluyendo también a las personas. Si desde hoy contemplo los “problemas” como un instrumento o medio a través del cual podrá lograr un nivel de consciencia superior al que ya tenía, el panorama cambia ¿o no?

 

Ya lo había comentado en un artículo anterior, si quisiéramos evitar los problemas en nuestra vida, sería imposible, pero si les cambiamos la carga o energía negativa que hemos depositado en ellos, eso sí se puede y nos ofrece un sin número de beneficios.

 

El concientizar los problemas como aprendizajes, lecciones que la vida nos regala para obtener un nivel de consciencia más pleno hará que la vida se torne más armónica, donde todo fluye con su propio ritmo, sin el deseo imperioso de querer controlar todo y a todos.

 

Cuando fluimos con el mismo ritmo de la vida, sólo aprovechando las oportunidades que llegan, nos daremos cuenta que la vida es “complicada” porque así hemos decidido plasmarla. Todo tiene su razón de ser. Debemos limpiar constantemente nuestra visión para poder percibir hasta en el mínimo detalle que el orden yace ahí, la oportunidad para ver de manera diferente.

 

Comienza a ser consciente de tu existencia, del gran regalo que eres para los demás a través de tu presencia. Después dependerá de ti y de nadie más el cómo quieras y desees presentarte al gran evento que es la vida. Es como cuando somos invitados a una fiesta, de uno depende cómo vamos vestidos, cómodos o con ropa que no nos queda, fuera de contexto, todo ello lo marcamos nosotros mismos, aunque haya una normativa por seguir.

 

Mientras estés en este plano terrenal habrá circunstancias que nos afectarán, que no serán como quisiéramos que fueran, pero muchas otras sí podemos cambiarlas simplemente con nuestra actitud, con la forma en la que te paras y posicionas cada día.

 

Así que por favor, desde hoy mira los problemas como una oportunidad que la vida te ofrece para adquirir o habilitar un nivel de consciencia más pleno, superior, el cual te comunique que la vida es sencilla, sin mayor problema, y que lo que suceda tiene un sentido, una razón.

 

“Ningún problema puede ser resuelto en el mismo nivel de consciencia en que se creó”. (Albert Einstein)

 

 

Por: Antonio Hernández Mascote. 

.

07/10/2019 06:01:30

1

2

3

4

5

6

7

8

Siguiente

NOTICIAS RECIENTES