Logo Ágora

COLUMNISTAS

Antonio Hernández Mascote

Vida

@TonymascoteTony
Visitas: 356
“La vida es similar a un rompecabezas”

La felicidad se compone de “momentos”, así como un rompecabezas se forma de varias piezas. Cada uno de nosotros tiene un rompecabezas diferente que armar en la vida, con un número diferente de piezas, con una temática diferente. Inclusive existen momentos en que vemos conveniente unir las piezas con otras personas y tarde o temprano nos damos cuenta que tratamos de encajar las piezas ajenas en el rompecabezas personal, constatando tristemente que es imposible colocar piezas donde no caben, ya que no es su lugar.

Cada pieza con las que contamos son importantes y ninguna sale sobrando. Durante el transcurso de la vida vamos comprendiendo que inclusive aquella pieza insignificante, tiene su razón de ser… conforme vamos armándolo, nos damos cuenta que son nuestras piezas y nosotros debemos armarlo, nadie más, tal vez haya quien pueda ayudarnos, orientándonos o motivándonos a continuar, pero no debemos olvidar que no es el rompecabezas del otro.

Llegarán momentos de vida en los cuales descubriremos que es más emocionante, aventurero, enriquecedor, el unir nuestras piezas con las de alguien más. Podemos tomar dicha decisión porque comprendemos que el rompecabezas del otro y el mío pareciesen similares, con el mismo tema, el mismo escenario, las piezas casi idénticas, inclusive hasta contienen el mismo número de ellas… lo cual sólo será una ilusión.

Con el tiempo comprendemos que cada rompecabezas es diferente en la temática y el número de piezas. Algunos lo terminarán de manera pronta, otros tardarán más de lo debido, algunos otros terminarán por retirarse antes de completarlo u otros se lo encomendarán a otras personas.

Así es la vida, compuesta de varias formas, de tiempos de duración diferentes, de misiones o temas diversos.

Lo importante a pesar de las grandes diferencias que pudieran existir, es disfrutar el momento mientras se arma ese rompecabezas. No podrás cambiarlo, ni mucho menos añadirle piezas que no te corresponden encajar a la fuerza, ya que sólo dañarás a las demás piezas al intentar colocarlas violentándolas al ponerlas en el lugar erróneo, el lugar que no le corresponde.

Descubramos cuál es el tema de nuestro rompecabezas, no nos preocupemos por cuántas son las piezas que deberé ensamblar, más sí deberá importarnos mantener nuestras piezas propias aunque en ocasiones las revolvamos o compartamos con las de otros.

Mientras pasa toda esta magia de darle forma, de descubrir asombrándonos ante el tema o paisaje que hemos decidido armar, no dejemos de disfrutar, pero sobre todo… no insistamos en colocar piezas donde no caben, ya que al hacerlo así contribuimos a la angustia que carcome al otro y a mi propia persona.

Cogito, ergo sum… Pienso, luego existo.


LUNES 09 DE ABRIL 2018

1

2

3

4

5

6

7

8

Siguiente

NOTICIAS RECIENTES