Logo Ágora

COLUMNISTAS

Antonio Hernández Mascote

Vida

@TonymascoteTony
Visitas: 237
“La vida eterna”

Todo es “AQUÍ Y AHORA”… 


Todo es “ESTE MOMENTO”… 


Todo es un “CONSTANTE Y ETERNO PRESENTE”.


Vivir en el presente representa un Ser en constante Evolución. Alguien que no rige su “Ser Estar Aquí” por lo que aconteció o lo que podrá acontecer. Necesitamos darle forma al tiempo de ahí que desde nuestros conceptos intrínsecos haya un pasado, un presente y un futuro.

Por desgracia, en ocasiones, el ponerle “nombre” al tiempo nos impide realizar nuestros sueños, nuestra razón de ser, de ser uno mismo y no una “falsa imitación” de los demás.

Cuando nos decimos “es que aquello fue tiempo atrás… hace mucho tiempo… o tal vez ni viva para poder llevarlo a cabo”, en lugar de incentivarnos a dar lo mejor que tenemos cada día, en cada encuentro, de entrada nos “boicoteamos” y dejamos infinidad de oportunidades en el tintero, sin ser jamás tocadas nuevamente.

Centra toda tu atención, todo tu Ser, toda tu Energía, todo lo que Eres en este preciso momento y comienza a Creer, comienza a Crear. Lo más valioso que puedes recibir cada instante presente es la experiencia, y ella no tiene temporalidad, es inmortal, eterna.

Cuando vives en el constante presente, podrás darte cuenta de todo lo que está sucediendo a tu alrededor. Podrás contactarte con mayor facilidad con la esencia de los demás. Te darás cuenta de lo grandioso que eres y que puedes llegar a ser.

Así que no te dejes esclavizar ante los nombre humanos del tiempo. Tú vive en un “constante y eterno presente”. Siendo así, el día que tengas que partir te darás cuenta que sólo será un dormir o un despertar para continuar con esa línea de tiempo, de existencia, tal vez de una forma diferente, pero donde todo es continuo, trascendente, donde todo es aprendizaje.

Cuando dejamos de mirar con “ojos de un pasado o un futuro” podemos darnos cuenta que todo lo que acontece, bien o mal, es con un fin, con un objetivo, con un aprendizaje que yace implícito.

Iremos quitando de nuestro vocabulario el “tú me hiciste… tú me dijiste… tú me prometiste”, desde este momento presente desaparecen esas palabras y simplemente nos quedamos con la experiencia, con el aprendizaje, con lo que yo decido que suceda, que me suceda.

No te des por vencido, todo esto es una “disciplina de vida” constante, donde el tiempo no se acumula con el transcurrir de los días, sino que se hace acompañar por los cambios de nuestra naturaleza, de nuestro cuerpo, de nuestra madurez psíquica.

¿Quieres vivir?

Comienza a vivir en un “Constante y Eterno Presente”.

“La vida eterna pertenece a aquellos que viven en el presente”. Wittgestein

1

2

3

4

5

6

7

8

Siguiente

NOTICIAS RECIENTES