Logo Ágora

COLUMNISTAS

Antonio Hernández Mascote

Vida

@TonymascoteTony
Visitas: 176


No lo sé, tal vez esté en un error, y si es así lo asumo, pero no sé tú qué digas al respecto referente a lo que te voy a confiar a continuación.

Donde quiera que miro, sobre todo en aquellas personas que se colocan supuestamente para “ayudar a los demás”, pareciese que en una gran mayoría quienes son beneficiados son ellos mismos. Venden una filosofía tan engañosa que dirigida “sabiamente” a las personas vulnerables, estas últimas compran, adquieren y se endeudan con el único de fin de que otros conduzcan sus propias existencias y conductas.

Y bueno, con esto no estoy diciendo que no deban existir personas que con el permiso y voluntad del otro podamos hacer nuestros trabajos. Donde no veo muy correcto y honesto, es donde dichas personas vendan lo que no son y mucho menos hagan riquezas de situaciones vulnerables de los demás, así como perder piso, lucrando con las emociones y sentimientos de los otros.

Ya lo diría el gran Epicteto…

“El mejor bien que podemos hacer a otro no es comunicarle nuestra riqueza, sino ayudarle a descubrir la suya”.

Y es cierto, podemos constatar de todos aquellos lujos, diversiones y en verdad “riquezas” que viven estos “supuestos guías” como producto de su trabajo, cuando en el fondo de su él se supone que está la ayuda a los más necesitados.

No comparto dicha dinámica de trabajar, ni la entiendo y por nada desearía el día de mañana entrar en el mismo juego de la apariencia, de lucrar con las deficiencias de los demás, y únicamente engrandecer mi ego a través de que si no hay dinero no aporto nada de mi servicio; no se ha comprendido que en la vida muchas cosas, tiempo y vida, se ofrecen sin esperar dinero a cambio, más sí otro tipo de satisfacciones que el dinero jamás podrá comprar.

A todos aquellos que nos dedicamos a ayudar a los demás a descubrirse, a autosanarse, a conocerse, no olvidemos que parte de nuestra misión y trabajo con los otros es ayudarles a que se descubran, a que conozcan la gran riqueza que existe en cada uno de ellos, dejándoles en su momento que continúen caminando, y que a su tiempo, también ellos sean instrumentos de ayuda, más no de negocios donde lo único importante es lucrar con la vulnerabilidad del semejante.

No olvides que dejar huella en la vida de los demás es “tocar Almas” y esto no se logra cobrando todo lo que se hace. Tocar Almas es en verdad ser convincente, congruente entre lo que piensas, dices y haces. Si dices ser un “ser espiritual” demuéstralo siendo consciente de que el dinero no todo lo compra, al contrario, lo especial, lo esencial, los grandes regalos de la vida sólo se obtienen cuando verdaderamente experimentas que no tienes nada y que sólo consiste en darte, darte y no dejar de darte en ningún momento… aunque no te paguen por ello. Cuando vivas así, verdaderamente podrás decir que tu vida tiene sentido, que has “tocado Almas”.


// 

12/08/2019 11:18:37

1

2

3

4

5

6

7

8

Siguiente

NOTICIAS RECIENTES