Logo Ágora

COLUMNISTAS

Carlos Gregorio Díaz

TECNOLOGíA

@dosgallos
Visitas: 1630
La Resiliencia y Suicidio en Facebook


El proceso de duelo a través de las interacciones en redes sociales.

Las Redes Sociales son redes humanas que no se encuentran ajenas al dolor de los individuos y de sus necesidades de afiliación (como lo estableció Maslow en su pirámide) ante las diversas circunstancias que se presentan en la vida como es el fallecimiento de una persona cercana y las repercusiones psicológicas que esto conlleva en las interacciones sociales de una red.

En abril de 2017 los investigadores William R. Hobbs y Moira Burke publicaron en el nature human behaviour una investigación llamada Connective recovery in social networks after the death of a friend que nos presenta los siguientes resultados y reflexiones para entender el proceso de duelo con distintas variables.

De acuerdo a Hobbs y a Burke cuando una persona fallece deja un vació de publicaciones e interacciones en Facebook, concretamente en las cuentas o muros de sus allegados, ese es el motivo del estudio mencionado; ese vacío es recuperado con el paso de los meses ya que al presentarse una muerte en Facebook el círculo cercano de amigos incrementan sus interacciones a través de la conectividad.

Según estos investigadores nuestro círculo íntimo de amistad está integrado por un promedio de tres amistades, y de ahí se expande a personas conocidas que algunos valoran todavía como amigos, aunque en realidad no son tan cercanos si mantienen cierta proximidad debido a la facilidad que otorgan las redes sociales para estar al tanto de la vida de las personas a las que seguimos o de las que somos amigos.

Los investigadores se dedicaron a estudiar entre 2011 y 2015 las interacciones de 15,129 cuentas de redes sociales que sufrieron alguna pérdida de un individuo central que haya fallecido entre enero del 2012 y diciembre 2013 frente a 30,258 cuentas que no sufrieron pérdidas y encontraron lo siguiente:

La formación de relaciones con amigos de amigos se presenta y es grande frente a acontecimientos de alto impacto como desastres naturales, ello suena bien bajo la lógica básica de fortalecer los lazos comunitarios ante una situación de emergencia y de supervivencia, esto lo tiene claro una sociedad como la mexicana ante terremotos e inundaciones.

Se encontró que en las redes de relaciones sociales formadas para la colaboración académica es mayor la probabilidad de disolución ante la pérdida de un individuo central, así es como apreciamos que hay nodos o personas que son elementos clave de cohesión social o de un grupo de amigos, o de una red creada por alguna afinidad.

Al morir una persona que une varios círculos de amistad sus amigos recuperan las interacciones generadas por la pérdida a través de la conectividad con los amigos en común del amigo fallecido, es decir, con el círculo más cercano, y se generan incluso vínculos con los amigos “no en común” que se tenían con la persona, es así como se recuperaran las interacciones y publicaciones en la red social.

 

Suicidio

Las redes sociales como Facebook ayudan a la prevención del suicidio, ya que se pudo observar en este estudio que los amigos de los fallecidos proporcionaban apoyo mutuo en el duelo reduciendo el aislamiento potencial que su vez previene posibles casos de suicidio.

También se concluyó que los amigos de personas que se suicidan son menos propensos a interactuar entre sí, en este caso las interacciones no se recuperan de la misma forma, esta variable es interesante para nuevos estudios. No solamente el suicidio reduce las interacciones entre amigos post mortem de un amigo en común, hay una serie de variantes en la muerte que presentan una reducción de publicaciones e interacciones, estas se dan bajo el escenario de que la muerte haya sido a causa de una sobredosis, por consumo de alguna droga o por enfermedades sexuales.

Lo anterior es muy interesante porque el tipo de muerte determina la recuperación y la conectividad entre los amigos del individuo que muere, si su muerte es producto de una lesión no intencional o en otras palabras si esta fue accidental o repentina pero no por enfermedad o provocada, las interacciones serán mayores.

Aunque la investigación fue realizada en California, los datos que presentan es una muestra respetable y digna de abordarse para otros contextos y realidades, ya que los datos y resultados que se muestran con coherentes con observaciones empíricas de nuestras redes.

Esta es una razón más para entender que las redes sociales son más allá de memes y gifs, no son los cables y los fierros de la tecnología, es la comunidad presente, próxima y real más cercana que nunca gracias a los esfuerzos de los avances en la comunicación social.

foto: Priscilla Du Preez

1

2

3

4

5

6

7

8

Siguiente

NOTICIAS RECIENTES