Logo Ágora

COLUMNISTAS

Daniel Hernández Hernández

Además de historia y cine...

@@
Visitas: 882
ADEMÁS DE HISTORIA Y CINE.


¿Volver al futuro? O ¿Al pasado?


Recién vista la última película basada en los comics de Marvel Avengers Endgame(Anthony y Joe Russo, 2019)saga que por cierto no he visto completa y admito no soy seguidor, por lo que pido que una disculpa si estoy mal en describir la siguiente escena:En algún momento, varios Avengers planean un viaje en el tiempo para conseguir las gemas del infinito antes que Thanos lo hagamotivo por el que hacen bromas y comentarios sobre películas que han tratado una experiencia cuántica

Una referencia evidente, fue a la película Volver al Futuro (Back to the future, Robert Zemeckis, 1985), incluyendo el guiño al usar un vehículo, el de Ant mancomo medio para viajar en el tiempo. Esta Volver al futurocontiene  los elementos del  éxito que fuetaquilla o blockbuster para los estándares del cine: personajes que quedan en la memoria del espectador, situaciones inverosímiles y las respectivas secuelas no tan de la altura de su antecesora, por citar algunosfactores, logrando convertirse en una cinta clásica, de esas que precisamente por el tiempo, las coloca en lo imperecedero.  

En reseña breve. Marty McFly joven de 17 años, viaja a 1955  en el automóvil acondicionado como máquina del tiempo de su amigo, el profesor Emmett Brown, travesía que hace  por error para escapar deterroristas que asesinan a Brown. Retrocedido temporalmente, Marty conoce a quienes serán su madre y padre, alterando sus vidas involuntariamente y buscando formalicen una relación, de lo contrario, Marty y sus hermanos simplemente no existirán. Tan simple de explicar y difícil de razonar, para beneplácito de la física y sus estudiosos.

Las referencias históricas son un deleite por el comparativo de treinta años: el tema racial con un empleado de una cafetería que se convertirá en el alcalde de la ciudad, la ropa interior de un Calvin Klein desconocido y quizás a mi gusto, la mejor de todas es Mcfly tocando el Johnny B. Goode de Chuck Berry, logrando que la joven audiencia mire y escuche estupefacta los movimientos y guitarrazos hendrexianos de nuestro protagonista. 

¿Cómo sería una historia actual en la que digamos, Marty Mcfly o algún adolescente viajaran treinta años atrás? Como vehículo del tiempo para llegar a 1989 tal vez sería en un Mini, de la marca Cooper o quizás un auto híbrido, por aquello del discurso del respeto a la naturaleza y cause más admiración a la población de aquellos años.

Es probable que nuestro protagonista perteneciente a la generación Z (los nacidos de mediados de los noventa  a mediados de los dos mil) se enfrentaría a la angustia y desesperación que no hay teléfonos inteligentes, que los únicos portátiles de esos años eran para pocos autos de lujo. Las computadoras domésticas apenas vislumbraban y la palabra internet ni por asomo como parte del vocabulario cotidiano. Al momento que nuestro viajero les hablara de sus beneficios, las personas dirían que efectivamente, es ciencia ficción

Si este Mcfly fuera melómano, seguro le gustaría adquirir vinilos para su colección particular o revenderlos en cuanto regresara a su tiempo. Se daría cuenta que Personal Jesus de Depeche Mode seescucha a la menor provocación y los vería como sus Rolling Stones: legendarios y viviendo de viejas, pero muy disfrutables glorias. Le tocaría el auge del hair rock con Bon Jovi, Cinderella luciendo sus peinados french poodle  y que seguro tenía conocimiento de estos grupos por sus padres o familiares.

En lo político, vería la caída del muro de Berlín, transmisión por televisión en directo incluida. Sus clases de historia tendrían otro matiz al ver que ese año se finiquitaba la  división entre socialismo y capitalismo, solo algunos países se quedaron con el primero como forma de gobierno, un tanto distorsionado por cierto.

Se sorprendería este viajero imaginario que la globalización aún no alcanzaba al orbe, que comercialmente existía la independencia y haciendo un comparativo, se daría cuenta que en 2019 todos compramos, usamos, vestimos y comemos las mismas marcas.

Quizás a nuestro Mcfly del nuevo milenio legustaría quedarse en ese 1989, con el riesgo de extinguirseLe agradaría no ir tan de prisa por la vida. Ese impulso por ir a lugares de trabajo, hogar, esparcimiento con impulsos frenéticos. O podría ser lo contrario y buscar regresar lo antes posible, por las facilidades de vida de solo mover sus dedos en pantallas que puede guardar en sus bolsillosregresaría por las bondades de su tiempo.

Solo son brechas generacionales. No pocos dicen que tiempos pasados fueron mejores. Otros mencionan que mejor darle a cada día su lugar. También hay quienes argumentan que el futuro es incierto.

Si usted tuviera la oportunidad Avenger o la de Mcfly ¿Viajaría al pasado para cambiar algo de su vida? O ¿Viajaría al futuro para ver con asombro en lo que se convirtió? 

Sus comentarios y sugerencias son bienvenidos.

 

 

 

 

 

 

 

1

2

3

4

5

6

7

8

Siguiente

NOTICIAS RECIENTES