Logo Ágora

COLUMNISTAS

Héctor Gómez de la Cortina

SALVO SU MEJOR OPINION

@gomez_cortina
Visitas: 1120
TRINCHERA CIUDADANA.


EL TIGRE DE AMLO.



Madero ha soltado al tigre, veremos si puede domarlo.

Porfirio Díaz.


Cuando triunfó la revolución maderista, don Porfirio Díaz lanzó la frase arriba citada a punto de partir al exilio. Sus palabras se convirtieron en una cruel premonición de lo que sucedería después de su caída. Madero no tenía ni la capacidad, ni la malicia para gobernar un país como México y mucho menos en aquella circunstancia en la que el dictador estaba ausente y el hambre de poder invadió a varios de los protagonistas de la lucha armada. La historia la conocemos todos.

Traigo a colación lo anterior por lo que expresó recientemente Andrés Manuel López Obrador en Acapulco en una reunión con banqueros. AMLO dijo que tenía dos caminos muy claros, Palacio Nacional o Palenque, Chiapas, que si las elecciones eran libres, él se iba tranquilo a Palenque, pero que si se atrevían a hacer un fraude electoral, también se iba a Palenque, pero a ver quién iba a amarrar al tigre, que él ya no iba a estar deteniendo a la gente. La primera vez que mencionó Palenque, la gente rio, recordemos que ahí se encuentra su rancho “La chingada”, pero en cuanto hizo la alusión al “tigre”, un silencio sepulcral invadió la sala pues de inmediato debieron recordar lo que el dichoso tigre provocó hace poco mas de 100 años.

López Obrador, varios de sus seguidores y algunos analistas han dicho que el bloqueo en Paseo de la Reforma luego de los comicios del 2006 fue una medida inteligente de contención que permitió que la rabia de los simpatizantes de Andrés Manuel no se desbordara y generara violencia. Recientemente Jorge Zepeda Patterson dijo en una de sus colaboraciones en Reforma que hubo voces que incitaban a la violencia, a tomar el poder por la fuerza y habrían sido rechazadas por López Obrador.

Con independencia de lo anterior, la declaración me parece desafortunada porque lo que menos necesita este país es un amago de violencia, pero por muy desafortunada que sea dicha declaración, no deja de ser realista. La gente en México está muy enojada, muy inconforme y el catalizador de ese sentimiento es Andrés Manuel pues lleva años diciendo que el principal problema que nos aqueja es la corrupción.

Aunque reconozco que no me gustan muchas de sus posturas y de los personajes que lo acompañan, por ningún motivo es deseable un fraude electoral, porque de llegar a darse el caso, el riesgo de que se provoque un clima de inestabilidad es altísimo. Si gana AMLO deberán ser las instituciones que fungen como contrapeso las que sirvan para contener los ánimos mesiánicos del tabasqueño, pero nunca evitar su llegada a través de arreglos tenebrosos.

Ahh y tampoco olvidemos que los movimientos populistas que surgieron en América Latina se debieron en gran parte a las condiciones de desigualdad que imperaban en varios países. Hugo Chávez, Evo Morales o Rafael Correa no surgen por obra y gracia del Espíritu Santo. Su discurso se alimentó en su momento gracias a las tropelías de políticos neoliberales que se enriquecieron en el poder. Algo así como lo que vivimos en México.

Twitter: @gomez_cortina // 

email: hgomezdelacortina@hotmail.com

1

2

3

4

5

6

7

8

Siguiente

NOTICIAS RECIENTES