Logo Ágora

COLUMNISTAS

Héctor Gómez de la Cortina

SALVO SU MEJOR OPINION

@gomez_cortina
Visitas: 229


LA CARTILLA MORAL DE ALFONSO REYES A PROPÓSITO DE LA CONSTITUCIÓN MORAL DE LÓPEZ OBRADOR


NOTA.- La semana pasada les ofrecí, amables lectores, una introducción sobre la cartilla moral de Alfonso Reyes. Hoy, continuando con el tema, plasmo las primeras cinco lecciones. Continuando la semana próxima con las restantes.
Lección I:
“El Hombre debe educarse para el bien. Esta educación, y las doctrinas en que ella se inspira constituyen la moral o ética.
El bien no sólo es obligatorio para el creyente, sino para todos los hombres en general. El bien no sólo se funda en una recompensa que el religioso espera recibir en el cielo. Se funda también en razones que pertenecen a este mundo. Por eso la moral debe estudiarse y aprenderse como una disciplina aparte”.
Reyes reflexiona, ¿el hombre es malo por inclinación natural o por ignorante? Según él, ambos supuestos se complementan y por fortuna el hombre ignorante puede educarse para conocer la virtud, tal y como lo menciona Aristóteles.
Lección II:
“El hombre tiene algo de común con los animales y algo de exclusivamente humano. Estamos acostumbrados a designar lo uno y lo otro, de cierta manera fácil, con los nombres de cuerpo y alma, respectivamente. Al cuerpo pertenece cuanto en el hombre es naturaleza; y al alma, cuanto en el hombre es espíritu.
Debe procurarse una prudente armonía entre cuerpo y alma. La tarea de la moral consiste en dar a la naturaleza lo suyo sin exceso, y sin perder de vista los ideales dictados por la  conciencia”.
Reyes argumenta que jamás el hombre debe permitir que lo domine su parte animal, pero tampoco puede destrozar su base material. Sano equilibrio entre ambas facetas.
Lección III
“La voluntad moral trabaja por humanizar más y más al hombre, levantándolo sobre la bestia, como un escultor que, tallando el bloque de piedra, va poco a poco sacando de él una estatua”.
La civilización y la cultura como resultado del tallado de la piedra en bruto (el hombre imperfecto). Y no olvidar jamás que ningún avance será significativo si no se tiene como sustento, la moral.
Lección IV
“La humanidad no podría subsistir sin obediencia a los respetos morales. En la inmensa mayoría de los casos, el solo hecho de obrar bien nos permite ser más felices dentro de la sociedad en que vivimos”.
Anteponer la moral a nuestra satisfacción inmediata. Ser empáticos con el prójimo y dar preferencia al bien general, por encima del particular.
Lección V
“Todos los hombres son igualmente dignos, en cuanto a su condición de hombres, así como todos deben ser iguales ante la ley. El hombre debe sentirse depositario de un tesoro, en naturaleza y en espíritu, que tiene el deber de conservar y aumentar en lo posible”.
¿Y las mujeres? Atendamos al tiempo. Al hablar del hombre como concepto abstracto, se abarcaba al ser humano en general. Fue hasta principios del siglo XX cuando comenzó a impulsarse el lenguaje incluyente.
Parte fundamental del párrafo que comparto de esta lección es la necesidad de que el ser humano comprenda y valore lo que por naturaleza recibió y que es preciso lo cuide, lo cultive y lo mejore.
Continuará…

1

2

3

4

5

6

7

8

Siguiente

NOTICIAS RECIENTES