Logo Ágora

COLUMNISTAS

Héctor Gómez de la Cortina

SALVO SU MEJOR OPINION

@gomez_cortina
Visitas: 284

TRINCHERA CIUDADANA.



NARCOS MÉXICO


Recientemente, la plataforma digital Netflix estrenó la serie Narcos México. Con diez episodios en su primera temporada, el programa aborda los orígenes del narcotráfico en México y se centra en la década de los ochentas cuando se da el gran boom del negocio.

La recomiendo ampliamente porque no se trata de la típica serie que hace apología del delincuente. Narcos México retrata con crudeza las implicaciones de la actividad criminal y no se detiene en las simplezas que han reproducido otras producciones ajenas a la plataforma. Diego Luna está impecable en su papel de Miguel Ángel Félix Gallardo; lo hace de manera excepcional Joaquín Cosío como Ernesto Fonseca y Tenoch Huerta no se queda atrás como Rafael Caro Quintero.

Es una serie muy bien documentada que de la mano te va llevando primero por Sinaloa y luego a Guadalajara, epicentro de las actividades de los tres principales líderes del cartel asentado ahí. Su relación con los políticos de la época y su participación en la tortura y asesinato del agente de la DEA Enrique “Kiki” Camarena Salazar, interpretado por Michael Peña.

Mientras veía la serie no pude evitar recordar los libros La CIA, Camarena y Caro Quintero, (Grijalbo, 2015) escrito por J. Jesús Esquivel; Historia del Narcotráfico en México (Aguilar, 2013) de Guillermo Valdés Castellanos o los tres que tuve oportunidad de leer del fallecido periodista Jesús Blancornelas: El Cartel (Plaza Janés, 2002), Horas Extra (Plaza Janés, 2003) y Conversaciones Privadas (Ediciones B, 2001), así como La Charola (Grijalbo, 2002), de Sergio Aguayo.

Entender la historia del narco en México es también entender los hilos del poder durante décadas en nuestro país. El nefasto papel de la Dirección Federal de Seguridad, sus complicidades y su caterva de agentes corrompidos hasta la médula y que fungían, según Valdés Castellanos, como una especie de consejo de administración del Narco, hasta su disolución poco después de la muerte de “Kiki” Camarena, acontecimiento que trajo como consecuencia una auténtica cacería en la que caerían Fonseca y Caro y que poco después, ya estando Félix Gallardo preso, el reparto de plazas.

Cruda, descarnada, dura, difícil de digerir, pero una pieza histriónica valiosísima para comprender los orígenes de un problema que hoy padecemos más que nunca. 


//

Twitter: @gomez_cortina  //  

hgomezdelacortina@hotmail.com



1

2

3

4

5

6

7

8

Siguiente

NOTICIAS RECIENTES