Logo Ágora

COLUMNISTAS

Rayo Esmeralda Patiño

Celaya Internacional

@RayoEsmeralda
Visitas: 320



Cada día en el mundo suceden graves violaciones a los Derechos Humanos, honestamente desde la caída de la Unión Soviética, los conflictos en el mundo han dejado de ser internacionales para convertirse en internacionalizados, la decisión difícil que conlleva a una migración, a buscar un mejor lugar no para comenzar sino para poder mantenerse con vida han sido la constante.
 
Cuando me refería a conflictos internacionalizados, quise decir que aunque ya no necesariamente son entre países sino entre grupos del mismo país, sí que deben de ser varios países los que se ven en la necesidad y obligación de intervenir, ya no por mantener el respeto a los Derechos Humanos sino para hacer valer el Derecho Internacional Humanitario.
 
Éste pasado fin de semana, en una escena desafortunadamente ya cotidiana pero sin dejar de ser dantesca, un buque, el Aquarius, perteneciente a las ONG.S Médicos Sin Fronteras y SOS Mediterraneé, rescataron a más de 600 náufragos provenientes principalmente del norte de África, estas personas están son vulnerables, están asustadas y también están agotadas, y no solo ellos, también los miembros de las ONG’S, jamás habían pasado tanto tiempo en mar internacional con tantos migrantes.
 
La capacidad del Aquarius es para 500 personas por un lapso de 24 horas, y desde el pasado domingo están a poco más de 30 millas náuticas de Italia y 27 de Malta, pero ambas naciones han decidido no aceptarlos.
 
Pudiera dar una explicación de lo que el Derecho del Mar establece dentro de su reglamentación jurídica, sobretodo tomando la decisión del nuevo gobierno italiano, cerrar sus puertos, la Convención sobre el Derecho del Mar de 1982 y que es la legislación vigente, establece, las responsabilidades de cada Estado en materia de Seguridad a la Navegación; “Art. 98, 1. Todo Estado exigirá al capitán de un buque que enarbole su pabellón que, siempre que pueda hacer sin peligro para el buque, su tripulación y sus pasajeros… c) Caso de abordaje, preste auxilio al otro buque, a su tripulación y a sus pasajeros, y cuando, sea posible, comunique al otro buque el nombre del suyo, el puerto de registro y el puerto más próximo en que hará escala….” , además de lo establecido en éste documento, se cuenta con la participación y orden jurídico del Centro de Control Nacional de Coordinación del Rescate Marítimo de la Guardia Costera de Roma (IMRCC por sus siglas en inglés), quien apoyado por la Convención de Hamburgo, refiere a que se busque una zona SAR (Search and Rescue), o sea, una zona segura, siendo ésta, el puerto más cercano al buque, dicho de otra forma, cuando toquen las 12 millas náuticas que el Derecho del Mar establece como territoriales, esto de alguna manera obliga al Estado a recibir a los náufragos y darles asistencia médica primaria, aunque no necesariamente se cumpla así, porque estas leyes son producto de la propia costumbre internacional.
 
Bueno, obviamente esto es parte de lo que llamamos Derecho Internacional Humanitario, que no es sino un conjunto de normas internacionales compuestas por los Convenios de Ginebra y sus Protocolos, mire querido lector, para que después no digan que Italia o Malta han hecho las cosas mal, le comentaré que ambos países han hecho llegar al buque Aquarius, víveres para los 629 migrantes, pero el alimento solo es para un día máximo dos, y en ese buque que ha rescatado a estas personas que viajaban en pateras (balsas grandes típicas del África) van más de cien niños que viajan solos y varias jóvenes embarazadas, y la solución podría tardar de tres a cuatro días, lo que hace la situación más difícil y pone a Italia principalmente bajo la lupa de la Unión Europea debido a que bajo el argumento de una migración descontrolada no está cumpliendo sus responsabilidades internacionales, por lo menos no del todo, porque si Italia permite que ingrese el buque a sus aguas territoriales, les deberá otorgar el permiso para desembarcar, la propia Convención de Ginebra sobre Refugiados establece en su artículo 33 el principio de no devolución y la Convención Europea de los Derechos Humanos obliga a ayudar a los rescatados si precisan curas urgentes y tienen necesidades primarias que no puedan satisfacerse a bordo del buque, esto conlleva a que no necesariamente un puerto SAR es el más cercano, como lo mencioné antes, porque podríamos voltear a Libia que reanudo su puerto de forma momentánea, sino a cualquier otro país de la Unión Europea, como España que ha comunicado su intención de recibir al Aquarius sin pretensión de dar asilo a los migrantes pero sí, ayuda humanitaria.
 
Más que de forma y fondo jurídico, estamos hablando de una situación de realismo humano, en otras entregas he mencionado ya la cuestión de la migración, en todo el mundo es una constante y podríamos quizá atrevernos a comparar la situación del África con la de los latinoamericanos o los asiáticos, sin embargo aquí la cuestión es más severa, le decía líneas arriba, querido lector, que la cuestión era más humana que de forma jurídica y de enjuiciamiento a uno o dos países por no aceptarlos, o bien de aplaudir a España y al nuevo Jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, por ofrecer Valencia como puerto SAR.
 
Estas personas no necesariamente están buscando un lugar que les provea de un mejor nivel de vida, es más bien la búsqueda de algún lugar que les pueda garantizar lo más esencial, ¡VIVIR! Así es, mantenerse con vida, en un principio se puede creer que es temporal o quizá la idea los lleve a tener una percepción de permanencia dentro del nuevo territorio, esto, me obliga a traer a colación la gran responsabilidad europea, mire usted, todos los países miembros de la Comunidad Internacional, han suscrito diferentes instrumentos jurídicos en materia de Derechos Humanos y de Derecho Internacional Humanitario, tanto Malta como Italia no han rechazado su obligación, más bien, astutamente están cubriéndose los ojos y pasan de largo a una obligación, sí, pero es solamente bajo el esquema de aceptar en aguas territoriales a los más de 600 refugiados, la situación es complicada, debido a la propia crisis que ya se vive en Europa en su conjunto.
 
Estás personas huyen de las guerrillas o son víctimas de persecución debido a su creencia religiosa, situación enlazada a la miseria que priva en sus zonas de origen, la cuestión es que este desastre lo provocó Europa hace casi siglo y medio, cuando tuvo la brillante idea de dividir África a través de la Conferencia de Berlín (1884-1885), de esa manera era más sencillo apoderarse de sus riquezas naturales que son muchísimas; oro, petróleo, diamante, minerales como zinc, cobre, y ¡claro! Coltán, ahí comenzó el calvario para casi todo el Continente, la descolonización que vino después solo llevo a cambiar de amo, ya no era Europa en conjunto, eran un par de países y Estados Unidos, todos ellos le dieron armas a los sometidos, y poder absoluto, así sin colonización pero sí bajo el esquema de nuevo adoctrinamiento por parte de los estadounidenses como de los soviéticos, las guerrillas y los golpes de Estado se fueron haciendo la constante en los cambios de gobierno.
 
Así que, en efecto, el xenófobo Ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, tiene razón, es una migración descontrolada, una migración que ya es difícil de manejar. Constantemente leemos sobre lo avanzados que son los europeos, lo que es muy lógico, nos llevan 400 años de ventaja, ellos ya pasaron por crisis y dos grandes guerras, ese programa de “buen samaritano” que manejan es precisamente el diezmo que tienen que pagar por los errores que cometieron en aras de adjudicarse la riqueza de otras zonas, porque el problema más que la extracción de los recursos naturales del África, es que les pusieron tanto tiempo el pie en el cuello que al intentarlos dejar solos, provocaron mayor caos.
 
Estos no son ni por mucho los primeros ni los últimos migrantes que salen en pateras arriesgando su vida para sobrevivir al infierno en el que radicaban, tampoco serán los últimos, pero sí son aquellos a los que un trozo de Europa les cerró las puertas, mientras surgen dimes y diretes entre Francia e Italia, respecto al “caso Aquarius”, aquellos que no buscan que los reciban con ovaciones ni flores, agradecen a España que los deje llegar a un lugar seguro.

Anterior

1

2

3

4

5

6

7

8

Siguiente

NOTICIAS RECIENTES