Logo Ágora

COLUMNISTAS

Rayo Esmeralda Patiño

Celaya Internacional

@RayoEsmeralda
Visitas: 851
Celaya Internacional.


NIÑOS DE TERCERA CULTURA: CIUDADANOS DEL MAÑANA

Por: Rayo Esmeralda Patiño


Jamás suelo dedicar alguna de mis opiniones, pero esta vez, mi inspiración son tres pequeños, que ¡vaya! saben más de la empatía en el mundo y la resiliencia que yo, que son hijos de mexicana y canadiense, que crecen sanos y felices en Emiratos Árabes, para ustedes con cariño, Yi-Jin Sara, Yi Soun Natalia e Iñigo.

Hace 200 años recorrer el planeta era una verdadera hazaña, aquellos que lo hacían eran vistos en muchos casos como eruditos debido a los conocimientos que a través de sus viajes y la convivencia iban adquiriendo, de hecho era algo que hacía una persona considerada mayor o bien algún joven aventurero, pero obviamente, un niño no entraba en ésta categoría.

Un simple “click” nos acerca a sucesos, noticias, personas y lugares lejanos, el planeta ya no se ve tan grande así, después de la era de los grandes descubrimientos el mundo se ha ido haciendo más pequeño, la globalización ha acercado culturas diversas, ha enfrentado al ser humano a nuevos retos.

En 1999 los especialistas y escritores David Pollock y Ruth Van Reken en su libro “Los Niños de la Tercer Cultura. La Experiencia de Crecer entre Palabras”, definían lo que desde diez años atrás se venía observando, un nuevo tipo de ciudadano mundial. Estos ciudadanos son los llamados Niños de Tercera Cultura o mejor conocidos como Third Culture Kids (TCK), estos son niños que han vivido su etapa de desarrollo más importante en un país con una cultura diferente a la de sus papás, la definición que dan Pollock y Van Reken es que “son hijos de expatriados, misioneros, militares, diplomáticos que viven y trabajan en un lugar diferente al que indica su pasaporte”.

Al pasar los años más importantes para el desarrollo de la personalidad de un ser humano fuera del país de sus padres, estos niños se han tenido que acoplar a la realidad en la que viven, de toda suerte que no adoptan al 100% la cultura del país de sus padres pero tampoco la cultura del país en el que viven, así que terminan creando una “tercer cultura”.

Los especialistas como Piaget o Spitz han señalado desde los albores de la psicología del desarrollo que la estabilidad para un niño es fundamental para su sano desarrollo, mire querido lector, y espero este de acuerdo conmigo en este planteamiento, las Teorías que los psicoanalistas nos presentaron a principios o mediados del siglo pasado, han sido de gran ayuda para comprender lo diferente que son los niños de los adultos, la importancia de cubrir sus necesidades, entre ellas una de las elementales que es, la seguridad y estabilidad emocional, pero como lo decía líneas arriba, el mundo ha cambiado bastante y con él las Teorías se han ido adaptando, luego entonces, tenemos que estos niños se están desarrollando con una gran cantidad de ventajas a diferencia de otros.

Lo primero que deberíamos señalar, es que son niños muy seguros, están interesados en los sucesos mundiales, se adaptan fácilmente a los cambios, comprenden la importancia de la resiliencia y el cómo llevar sus relaciones humanas debido a que no son permanentes en un lugar, tienden siempre a formar puentes con las personas, tienden a relacionarse principalmente con niños igual que ellos (TCK) porque así pueden compartir ciertas experiencias y recuerdos, se relacionan mejor con adultos y manejan con seguridad sus pláticas, viajar para ellos es tan cotidiano que conocen muy bien lo aeropuertos y cuentan con un alto grado de adaptabilidad además de hablar mínimo 3 o 4 idiomas.

Pero claro, todo tiene un lado no tan positivo, y en este caso, es que son niños que van creciendo sin una clara identidad cultural y patriótica, conforme van creciendo, comprometerse con personas y lugares es siempre un problema además de cierta dificultad en su capacidad de tomar decisiones coyunturales, pero mi querido lector, hice alusión a las Teorías del Desarrollo debido a la importancia del papel que juegan los padres para darles esa seguridad y ese arraigo que quizá busquen algún día, o quizá no, lo cierto es que cada día vemos más normal este tipo de familias que crían a Niños de Tercera Cultura y eso los hace más comprometidos con las situaciones mundiales.

Estos niños que se han adaptado mezclando la cultura de sus padres y del lugar en que viven, aprenden a ser respetuosos; respetan todas las religiones y culturas, son la perfecta imagen del ciudadano del mundo, sin embargo, siempre en algún lugar serán extranjeros, extranjeros globales que encontraran su “hogar” a través de la web, quizá en trabajos para las Naciones Unidas, Multinacionales, en el área de comunicación, o alguna organización como Global Voices, ésta última precisamente se encarga de darle algo de sentido a la vida adulta de aquellos pequeños que han comenzado la instrucción primaria en un país y terminado la secundaría en otro, adaptándose a otras costumbres e idioma, ¡vaya! estamos ante el perfecto ciudadano del mañana. 

  

@RayoEsmeralda

1

2

3

4

5

6

7

8

Siguiente

NOTICIAS RECIENTES