Logo Ágora

COLUMNISTAS

Victor Muro

LAS FINANZAS CON MANZANAS

@victorlmuro
Visitas: 877
Las Finanzas con Manzanas.


Ahorita…

 “A nadie le faltan fuerzas, lo que a muchísimos les falta es voluntad.”

Victor Hugo.

Una de las acciones que más pueden bloquear un trabajo bien realizado es cuando depende de otra persona para que las cosas salgan bien, por lo que con tiempo y anticipación se le solicita lo que necesita, y por supuesto, esta persona de manera inmediata le da la siguiente contestación: ahorita…

Ahorita lo busco, ahorita de lo mando, ahorita lo pongo en un correo, ahorita te contesto, y esa palabra tan común en muchas personas, se puede convertir en un tiempo no definido, en un periodo interminable, o poco predecible, pues ese ahorita puede durar 5 minutos y hasta varios días, o de plano convertirse en una situación que nunca se realizará.

De lo anterior podemos deducir que un ahorita es sumamente peligroso, pues genera una muy alta probabilidad de que lo pendiente no se realice bien o definitivamente no se realice.

Podríamos asignarle un costo, el cual sería la suma del tiempo invertido por las personas que intervienen, más el tiempo que tarda en poderse realizar, más las personas que están atentas para retomar el pendiente para que se realice, más la reinversión de tiempo para finalmente tratarlo de hacer, más la posibilidad última que sea demasiado tarde y no se pueda hacer, lo que implicaría un incumplimiento, y con ello, además de los posibles reclamos, la confianza que se pierde entre quien debió de hacer las actividades y quien se vería beneficiado de ellas.

Pero no olvidemos que muchas veces se depende de esa  persona que dice: ahorita…

Así que una de las cosas que deben cambiarse en toda organización es que los miembros de la misma no usen esa palabra, tratar de promover una respuesta rápida a todo, y que se tome conciencia de que el uso de “ahorita” se ha tomado como un compromiso que puede o no ser cumplido, lo que causa confusión y hasta un posible daño económico.

En la eficiencia de las empresas este tipo de costumbres pueden causar muchos problemas, por lo que es importante poner atención si existe este tipo de argumentos, y si confirma su existencia, haga algo para eliminar su utilización.

Es sumamente complicado que se quiera ser día a día más eficiente y encontrar personas así, pues además de frenar la conclusión de las actividades pendientes, tienen la capacidad de ofenderse porque se les exige, y hasta preguntan si algo están haciendo mal, pues ellos consideran que su trabajo lo realizan de la mejor manera posible.

Así que el “ahorita”, puede ser una de los principales enemigos financieros de su empresa, no deje que sea así. Comentarios y sugerencias: vmurosal@prodigy.net.mx o bien en twitter: @victorlmuro

1

2

3

4

5

6

7

8

Siguiente

NOTICIAS RECIENTES