Mentiras Verdaderas

Celaya Internacional 1200 x 870

“Toda la propaganda de guerra, todos los gritos y mentiras y odio, provienen invariablemente de gente que no está peleando” George Orwell

 ¿Qué pensaríamos si al final vemos que no todo es blanco ni todo es negro? Imagínense que nos damos cuenta de que, como todo en esta vida existen los matices. Que ni el villano es tan villano ni la víctima lo es tanto.

Haciendo reflexión. ¿Y si al final de toda esta terrible guerra resulta que terminamos por mordernos la lengua y darle gracias a la Rusia de Putin? Hace casi un mes el periodista Rius tuvo a bien entrevistarme sobre la relación México-Cataluña. Finalmente terminamos hablando de los ataques rusos y llegábamos a la conclusión que quizá se pudo haber evitado porque Rusia ya hacía tiempo que daba señales de lo que sucedería y no hablo de meses o un año atrás sino de por lo menos ocho años. Con la llegada de Zelensky al poder lo único que conocimos en Occidente fue que un actor cómico había logrado seducir al pueblo ucraniano llegando así al poder, sin embargo, poco sabemos o se dio a conocer de lo que sucedía en la frontera con Rusia, lo más que habíamos visto en los noticieros era aquella guerra que con beneplácito por cierto de occidente, logró que el oso ruso se hiciera con Crimea.

Bien, en la entrevista con el sr. Rius comente que el gran actor en este conflicto ha sido el internet. Las redes sociales nos han llenado de imágenes que pensamos que no sucederían más en Europa y no hablo con el error de muchos quienes solo mencionan la IIGM como la última catástrofe porque se les ha olvidado la ex Yugoslavia que también está en Europa. Volviendo a las RRSS, estas han jugado un papel importantísimo en el conflicto; aquel que tenga un celular conectado a internet nos “reporta” lo que ve, lo que siente. Aquí debo hacer un alto y dejar muy en claro que por supuesto que rechazo todo tipo de intervención bélica porque como siempre los únicos y más afectados son los civiles quienes ven su vida hecha trizas de la noche a la mañana y no solo hablo de los ucranianos sino de los rusos que ahora mismo ya no importa a qué se dediquen porque su nacionalidad les hace el blanco perfecto de quienes únicamente se han dedicado a promulgar el odio. En algunos países se han cancelado presentaciones del ballet ruso, de la sinfónica, participación de deportistas e incluso atacado a periodistas por no renegar de su nación.

La falta de cumplimiento de los Acuerdos de Minsk sobre todo el Protocolo II (2014) ha sido la causa de esta nueva guerra en la zona y quien rompió los acuerdos fue Ucrania. El estallamiento del conflicto es uno de los fracasos de la comunidad internacional, dejando muy claro que las constantes comunicaciones entre los miembros del Cuarteto de Normandía (Francia, Alemania, Rusia y Ucrania) siempre bajo el auspicio de la OSCE (Organización para la Seguridad y Cooperación Europea) no han servido en realidad para nada, falló la diplomacia. Es muy importante recordar que los ataques en el Donbass no son únicamente una agresión a ucranianos o pro rusos, sino que aquí se juega la continuidad del sistema que hoy conocemos, aquel forjado después de la IIGM. Veo estupefacta que hoy se hacen entrevistas desde España o Francia a académicos ucranianos quienes señalan la importancia de la limpieza étnica en la zona del Donbass, limpieza de rusos que desde 2014 se ha intentado llevar a cabo. Nada más llegar Zelensky a la presidencia ilegalizó a los partidos pro rusos y tres medios de comunicación. Hoy desde Ucrania se habla de castrar a militares rusos que son prisioneros porque “no son humanos, son cucarachas” o “hay que matarlos desde niños”, si a eso le añado que en el discurso del presidente ucraniano en Holanda enfatizó la responsabilidad neerlandesa de ayudar a su causa debido a que “también padecieron la perversidad y maldad” de Felipe II de España (falacia de la Leyenda Negra), creo que no ha sido la forma más inteligente de seguir pidiendo armas. En un conflicto siempre debemos ver a todos los actores y los antecedentes. Las ideologías que las comienzan y las que se defienden, el neo nazismo está muy presente hoy del lado ucraniano por lo que intentar frenar dicha ideología y a su vez mantener la libertad limitada de Donetsk y Lugansk justificarían la guerra justa (Francisco de Vitoria). Dicho todo esto y viendo las imágenes difundidas por el diario El Mundo, la forma tendenciosa de manejar la información tanto por muchos medios de comunicación como de los gobiernos, nos obliga como sociedad a construir una idea en la que puedan caber todas las dudas porque quizá, y siempre apelando al conocimiento, la información y análisis de lo que hoy sucede, va a resultar que tendremos que agradecer a la Rusia de Putin que haya acabado con los nazis y frenado a los estadounidenses. Como diría sabiamente Eduardo Galeano “Las guerras siempre mienten. Ninguna guerra tiene por honestidad confesar yo mato para robar. Las guerras siempre invocan nobles motivos: matan en nombre de la paz, en nombre del progreso, en nombre de la democracia y por las dudas, si tanta mentira no alcanzara, ahí están los medios de comunicación dispuestos a inventar enemigos imaginarios para justificar la conversión del mundo en un gran manicomio y un inmenso matadero”. 

Por: Rayo Esmeralda Patiño

@RayoEsmeralda

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 174K suscriptores