Logo Ágora

COLUMNISTAS

Antonio Hernández Mascote

Vida

@TonymascoteTony
Visitas: 386

“Thor, la runa de la Destrucción”

 

 

Ninguna esencia se destruye, sólo sufre cambios que la conducen a un estado mejor, más favorable, al final de cuentas de eso se trata, de ir construyéndonos y ser mejores cada día. Grandes países hoy son “grandes” porque tuvieron la capacidad y arrojo, de a pesar de la destrucción, poder volver a levantarse, ahora con una nueva visión, con mayor empuje, saliendo del confort y creyendo en crear lo que siempre han querido ser… “es necesario destruirse para reconstruirse”… no se puede edificar algo nuevo en algo viejo. En esta semana la runa Thor nos guiará e invitará a ver las realidades presentes desde otra visión, desde otra óptica; démosle la bienvenida con un poco de su historia.

 

“Thor era un gigante o figura demoníaca que se creía deambulaba por los oscuros bosques nórdicos. La antigua leyenda inglesa de Beowulf es un ejemplo de la lucha entre el bien y el mal, que están representados por el guerrero heroico y el monstruo sobrenatural. Si se usaba esta runa, se creía que se invocaba un demonio similar a los mundos subterráneos.

 

Transmite un sentido de fuerza maléfica, opuesto por naturaleza al bien. Su forma es aguda y cortante, como un diente, una garra o una espina.

 

Es la fuerza cósmica dirigida a la destrucción y la defensa. Contiene en sí misma la polaridad de la vida y de la muerte, y por ser tan poderosa, se la utiliza en magia para potenciar los poderes de otras runas”.

 

La fuerza del “bien y del mal” están y estarán siempre presentes en nuestro interior. Nadie ha sido capaz de sólo portar una de estas fuerzas, ya que ambas son necesarias e importantes en el caminar de nuestra vida. Importante es poder integrarlas, identificarlas, reconocerlas y aceptarlas, dejando a un lado la costumbre de etiquetar. Si ambas están en todo ser humano es por una razón, lo importante es cómo las empleamos ¿para construir… o destruir?, dichas decisiones dependen de uno mismo, de nadie más, no hay culpables, más sí colaboradores de nuestras decisiones.

 

Invoquemos a Thor pidiendo su inspiración para que fluya en nuestro interior y nos genere cambios:

 

Thurisaz thurisaz thurisaz (o también thorn thorn thorn)

th th th th th th th th th

thur thar thir ther thor

thu tha thi the tho

th th th th th th th th th

 

“Es una runa intermediaria entre el Cielo y lo mundano, y no debe ser atravesada sin contemplación. La persona está lista para tener íntimo contacto con lo luminoso, con la Divinidad. Pero antes debe enfrentarse con lo que hay en lo más profundo de sí mismo”. No somos totalmente “ni de aquí ni de allá”, aunque sí me atrevo a decir que “somos más de allá”, por lo tanto, debemos tener los pies bien cimentados en este plano terrenal, sin olvidar –y estar constantemente vinculados con lo “celestial”-, que nuestro fin o destino último está fuera de aquí, sólo estamos viviendo un viaje temporal, adquiriendo experiencias. Será importante para poder mantenernos en estos dos planos, nuestra conexión o vínculo a través del ejercicio de la meditación. La meditación siempre nos ofrecerá mil maneras de poder estar con uno mismo. Cada encuentro que entablo con mi esencia, con mi  propio ser, en él podré darme cuenta de aquello a lo que debo aspirar, de aquello que debe servirme como trampolín, ya que de no ser alcanzado la angustia, incertidumbre y vacío existencial se apoderará de mí, de mi relación con los demás en los diferentes roles que ejerza. La meditación me hará una persona apta para entrar en comunicación con mi área Divina; me daré cuenta y seré consciente de que soy un ser íntegro, donde tanto mi Luz como Oscuridad tienen una razón de ser en mi existencia.

 

“Es la runa de la no-acción. No es el momento de tomar decisiones, sino de ejercitar la habilidad de esperar. Es tiempo de hacer una meditación que implique el balance de las experiencias vividas, contemplando lo bueno y lo malo, y bendiciéndolo todo. Si se deja ir el pasado, se obtiene el poder del presente”. Nos han intoxicado constantemente con la idea de que debemos “ser productivos”, pero de forma activa, de no parar, no descansar, haciendo, rehaciendo. Esta runa, Thor, nos hace una clara invitación a que dejemos por un momento de activarnos externamente, ya que de no hacerlo así, existe la posibilidad de que nuestras acciones no sean tan asertivas, precisas o mal empleadas porque no era el tiempo idóneo y preciso ¿Cómo saber cuál es ese tiempo idóneo? Sólo la meditación nos ofrecerá y otorgará el panorama más eficaz para poder experimentar e intuir lo correcto, lo que es más favorable para el tiempo que estoy viviendo. No dejes de agradecer todo lo recibido, todo lo vivido, ya que debajo de cada experiencia hay una herramienta, un aprendizaje que es como un escalón más para llegar a la versión que tanto has anhelado de ti mism@. Una clave importantísima para proseguir evolucionando es soltar el pasado, cuando así lo haga, en ese preciso momento comenzaré a experimentar el poder del presente.

 

“También puede ser un momento en el que el crecimiento es acelerado; pareciera que no hay tiempo para analizar, sino que la acción debe ser constante. Pero esta runa pide que se haga un alto en el camino para contemplar lo que está ocurriendo, para reconsiderar lo pasado e integrar lo nuevo. De otra forma, los cambios nos serán profundos ni duraderos, sino solamente una ilusión. Las decisiones apresuradas causarán arrepentimiento, se crearán nuevos problemas, más complicados que los que hay que resolver hoy. Los impulsos deben ser atemperados por la acción correcta”. Tiempo, paciencia, tolerancia a la frustración, creer en mí, en los demás, son claves importantes para proseguir en este camino de evolución, tan diferente al de los demás, pero tan igual porque todos viajamos buscando lo mismo, aunque en ocasiones cueste un poco de trabajo creerlo y aceptarlo. La felicidad, el vivir con la menor angustia posible, el tener la dicha de experimentar la energía y buena vibra del servicio, amando lo que hacemos, amando con quienes estamos, es lo que todo ser humano está en búsqueda cada día nuevo que emprende. Contacta con estas grandes verdades que te comparto, al inicio o a la mitad o al final de tu día, pero hazlo, a través de la meditación. Comunícate con tu interior y comprenderás los momentos precisos para actuar, disfrutando hasta de lo que no se está dando, porque tiene su razón de ser el por qué no está sucediendo lo que tanto me he esforzado en que suceda. Controla tus ansias de hacer, hacer y no dejar de hacer; “no hacer”, también es hacer algo, jamás se deja de no hacer, así que no te preocupes si piensas que “no hacer” es de personas flojas, sin un rumbo en la vida. Descansar también es importante en el proceso de maduración, mientras descanso las semillas continúan germinando.

 

Otros significados de la interpretación de esta runa: malas influencias por parte de las personas que rodean al consultante, quien debe estar más precavido que de costumbre.

 

Se me invita a decretar el siguiente Mantra o Afirmación: “Mis acciones me hacen crecer en fuerza y poder”.

 

“La runa Thor representa la tentación, el pecado, la venganza, los sentimientos negativos. Es evidente que en todas las culturas se cree en una fuerza maléfica externa al ser humano, que lo lleva a desmerecer su naturaleza divina”.

 

Carpe Diem… Memento Mori.

 

 

Psic. Antonio Hernández Mascote.



Fecha de publicación: 19/10/2020 

Compartir

1

2

3

4

5

6

7

8

Siguiente

NOTICIAS RECIENTES