Logo Ágora

COLUMNISTAS

Antonio Hernández Mascote

Vida

@TonymascoteTony
Visitas: 364

“Ger la runa del Renacimiento”

 

 

Todo nos indica que las cosas están acomodándose nuevamente, bajo un “nuevo orden”. Hubo quienes decidieron partir porque así lo habían pactado. Los que aún estamos aquí estamos viviendo un “renacimiento”.

 

Ger, la runa que hoy nos invita a reflexionar y a realizar cambios se traduce como “cosecha”, es el momento de ir recogiendo lo que se sembró.

 

Esta runa nos enseña que en la vida los escenarios se repiten, estamos insertos en períodos cíclicos, nada permanece, todo cambia, situaciones, acontecimientos, personas, vuelven a aparecer en nuestra vida para verificar los cambios evolutivos que decimos haber adquirido a través de las experiencias. Ger simboliza la “reversión de las circunstancias”.

 

Es la runa del “eterno retorno”, que representa la concepción cíclica del tiempo. Habla de las recompensas por las acciones pasadas o de sus consecuencias. Nos vuelve a presentar el “espejo” de la vida misma. Estamos invitados a aprender –si aún no lo hemos hecho- que todo nos es devuelto según la “energía en obras” hayamos proyectado hacia el Universo, hacia los demás. Es una ley a la cual nadie escapa.

 

Permite a las personas conectarse con la esencia Divina y del Universo: “así como es arriba, es abajo”.

 

Nos recuerda que todo lo malo tiene fin y lo bueno también, y así todo vuelve a comenzar interminablemente. Para algunos es volver a subirse al “carrusel del Destino”, dando vueltas, repitiendo historias, colocando las piezas en su lugar, reafirmando, consolidando, generando cambios.

 

Desde los más profundo de nuestro ser, haciendo vibrar a nuestra alma, nos conectamos con la magia y energía rúnica de Ger…

 

Ger ger ger/geeerrrrrrr/ju ja ji  je jo/jur jar gir ger jor/geeeeerrrrr

 

Ahora es momento para disponernos a recibir los mensajes, enseñanzas y advertencias del “Soplo Divino” manifestado por medio de Ger:

 

“Sugiere que en este momento, la vida está en manos del destino. Todo es propicio, incluso los cambios importantes, y es probable que en lo inmediato ocurra un gran acontecimiento”. La lógica humana y todo aquello que creemos y aseguramos que debe ser, se encuentra en este momento aguardando, dándole lugar a que se presente lo que tiene que presentarse. Sea lo que sea, será propicio. Acontecimientos de gran impacto se manifestarán contribuyendo al desarrollo de cada uno que esté abierto desde su intuición y espiritualidad.

 

“Implica que uno ha trabajado duro por lo que desea (ya sea algo espiritual, emocional o material) y en este momento es cuando puede concretarse. Ger es la manifestación material de lo deseado”. El tiempo de “retiro” está llegando a su fin. Quizá externamente los cambios no se vean tan esperanzadores, pero el interior está ya preparado para recibir aquello en lo que trabajó durante este tiempo. Es el momento de recoger los frutos: nuevas ideas, proyectos que se concretaron, uniones nuevas, cierre de episodios, renacimiento, nueva vida, nuevo orden mental.

 

“Representa la naturaleza cíclica del tiempo, anunciando que cada período es positivo en sí mismo y que es necesario sembrar para obtener beneficios en el momento adecuado”. El mensaje es claro: “si no se siembra no se puede cosechar”. Este orden pertenece al de todas las realidades, dimensiones, vidas, galaxias, mundos. Es importante comprender que si no se da es imposible poder recibir. Identifica tu esencia, lo que te hace diferente de los demás porque en esa diferencia encontrarás el Gran Tesoro que sólo tú podrás ofrecer en aras del servicio.

 

La runa del Renacimiento nos ofrece otros significados: No es conveniente tomar decisiones hasta conocer la totalidad de los hechos. Posiblemente esté faltando información para las decisiones que están en puerta, es momento de valerse de la gran virtud de la Paciencia. “No te arrojes en el río cuando su agua está turbia”, podrías morir en el intento. Sé paciente, espera y obtendrás la gran recompensa. Nos gestamos en 9 meses, no en un día; no subestimes el concepto “proceso”.

 

Durante estos días conectaré mi alma al Espíritu Divino a través de la siguiente vibración, repitiendo: “La salud y la plenitud son dones que la Divinidad me dio”. Lo creo y decreto que así sea.

 

Me queda claro y soy consciente de que…

 

“La vida es una eterna sucesión de ciclos, de comienzos y finales. En cada uno está que se trate de una espiral ascendente y no de un círculo vicioso en el que todo ocurre una y otra vez sin aprender la lección”.

 

Así fue, así es y así será.

 

Carpe Diem… Memento Mori.

 

 

Psic. Antonio Hernández Mascote. 


//


FECHA DE PUBLICACIÓN: 03/08/2020

Compartir

1

2

3

4

5

6

7

8

Siguiente

NOTICIAS RECIENTES