Logo Ágora

COLUMNISTAS

Erick Xavier Huerta

El Demócrata

@EXHS
Visitas: 622

El Demócrata.


México adicto, urge sanar.

México, en un presente, comenzó a consumir corrupción, impunidad, egoísmo, chisme, violencia. Sobredosis de esos males enfermaron al organismo, producto de imitar a quien se supone líder del mundo: Estados Unidos de Norteamérica. Y cómo no, si ellos son el gran consumidor de drogas, y grandes factores del crecimiento del narcotráfico en el mundo, poco les importa que en México se imiten esas prácticas y se fomente la producción y la distribución de sustancias nocivas para la salud. Su cultura ha sido de enajenación, poseen prácticamente la misma cifra aterradora de pobreza que nuestra república y además, criminalizan a los migrantes. No obstante, la drogadicción hoy es un terrible problema de salud pública, y eso es otro de los grandes saldos que dejaron los gobiernos del PRI y del PAN, principalmente los neoliberales. Poco frente hicieron ante tales males, al punto que en que decenas de gobernadores antes de 2018 ya estaban implicados en grandes escándalos de corrupción.  






Vicente Fox dejó crecer el problema del narcotráfico, y ante su desgracia administrativa, Felipe Calderón vino a rescatar la investidura presidencial y la reputación del PAN al estilo priísta, retomando la agenda de reformas que le gusta al ex presidente Carlos Salinas de Gortari, pero así resultaron las cosas. 

Ciertamente lo que urge es otra narrativa, distinta a la que padecemos todos los días, a una espiral ascendente que parece no tener freno en materia de homicidios. Mexicanos contra mexicanos, no respetan su casa, no respetan su hogar, se fomenta la división y hoy cobra total relevancia la unión sólida entre el PRI y el PAN, no para que a México le vaya mejor, sino para recuperar el poder por el poder. Su perversa alianza da sentido y proporción a la razón histórica que siempre se supo en el imaginario colectivo, el PRIAN existe y está más vivo que nunca. 

A un organismo con sobredosis de mal, le urge sanar. México está en rumbo de recuperación y sanación, el riesgo es que los restos del tumor que se amputó en 2018 aún amenazan seguir haciendo daño al organismo. Aún amenazan las resistencias de los restos del tumor a hacerle más mal y daño a la salud de la nación. 

El pasado de males hábitos, se debe frenar en el presente con una misiva fundamental que se debe arraigar en el imaginario colectivo: «debemos cambiar». Mejorar es cambiar. Hemos cambiado, dejamos del lado el autoritarismo y dictadura del grupo hegemónico del bipartidismo que acentúo la crisis de desigualdad, pobreza, racismo y violencia que se padece en nuestro país. Transitamos y debemos hacerlo a pasos acelerados, en beneficio de arraigar en nuestra cultura de nuevo los valores que enaltecen al pueblo mexicano y esa es una de las grandes misiones del actual presidente de la república, y agradecemos que este en pugna y lucha permanente por nuevamente buscar el absoluto despertar de nuestro pueblo para darnos cuenta de lo importante que significa defendernos de los malos hábitos que contaminan, que hacen daño a nuestras comunidades. No podemos seguir por el camino del miedo, y mucho menos de los malos hábitos. Es importante subrayar y recalcar este mensaje y replicarlos desde toda trinchera, que aprendamos a respetar nuestra casa, nuestro patrimonio de mexicanos, nuestro pueblo. 

Un mal hábito no se acaba en dos años. Robar, extorsionar, maltratar la naturaleza y a semejantes, faltar al respeto, fumar, drogarse, convertirse en alcohólico, mentir. Un mal hábito se termina con perseverancia, paso a paso, tiempo a tiempo, instante a instante. Un mal hábito, un vicio maligno se logra minuto a minuto, día a día, tiempo a tiempo dejando de consumir la sustancia ó la actividad compulsiva que nos ha hecho daño.

Hemos estado en una sociedad enferma, pero yo creo que podemos sanar. Podemos hacerlo y para ello, primero hay que darnos cuenta que estamos en un organismo que ha enfermado, y que requiere atención y que toda nuestra concentración será para no continuar lastimando ni haciendo daño a lo que nos da vida, a lo que nos permite ser felices, a lo que nos da sentido y propósito en nuestra existencia.

Erick Xavier Huerta




Fecha de publicación: 02/12/2020. Las opiniones, calidad y contenido expresado en este artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y no representan la opinión de Agoragto.com

Compartir

1

2

3

4

5

6

7

8

Siguiente

NOTICIAS RECIENTES