Logo Ágora

COLUMNISTAS

Héctor Gómez de la Cortina

SALVO SU MEJOR OPINION

@gomez_cortina
Visitas: 6275

TRINCHERA CIUDADANA



ANTE LA CRÍTICA, EL INSULTO


No había decidido aún qué tema abordar para mi colaboración semanal, pero los insultos de los detractores de mi última columna, me dieron el tema perfecto. La semana pasada, mi texto publicado en Ágora desató la ira de varios de los defensores a ultranza del presidente de la República. Sin querer, me dieron la razón de lo que trataba de exponer.

La semana pasada hablé sobre las críticas que el presidente le hace al sistema neoliberal, de las enredadas cifras con las que trató de contradecir a Jorge Ramos y sobre su “memorándum” para dejar sin efectos la reforma educativa aprobada el sexenio pasado. Bueno, pues yo hubiera esperado que quienes no concordaban conmigo, argumentaran de manera sólida en defensa de López Obrador, pero no. Ante la crítica al presidente, el insulto y la descalificación son lo que domina el lenguaje en redes sociales. Adolfo Vega dice que soy un fifí, que debería acudir a las conferencias mañaneras del presidente y que debo dejar de desinformar con mis columnas “pedorras”. Ades Oibur (así aparece) dice “Hoy nomás está rata panistas delincuente corrupto (sic). Supongo que quiso decir “Oi”. Juan Ojeda Hernández dice que “ningún otro presidente aguantó crítica ostigosa (sic) como lo ha hecho AMLO”. Y finaliza con un “prianistas ardidos y corruptazos”. Axel Paris dice “pobre mediocre, lo bueno que ya se quemó”. Modesto Castaneda me acusa de “chayotero” y me aconseja “pensar antes de escribir pendejadas”. Nishida Lopez (sic) dice que soy “un pobre pendejo panista”. Mata Rodríguez Zevastian (sic) dice que “lo que tiene que hacer un periodista chayotero para agarrar hueso porque si no se muere de hambre”. Apa Victoriano Valdez (sic) dice “y una crítica desinformada, intolerante y tendenciosa”.

Todos estos comentarios además de estridentes, tienen algo en común. Ninguno posee argumento alguno. En su afán de defender al presidente, no hubo un solo dato que contradijera mi dicho. Absolutamente nada. Reinan los insultos, las descalificaciones y las etiquetas. Reina la falta de respeto y la intolerancia. El nivel del debate está por los suelos. La intolerancia se impone en un país dividido y polarizado en donde cada mañana, el presidente en lugar de llamar a la concordia y a la reconciliación, agrede y descalifica a quienes no piensen como él o a quienes tengan la osadía de criticarlo.

Algunos de los seguidores de López Obrador no acaban de comprender que criticar al presidente no significa estar de acuerdo ni defender a los gobiernos del pasado. Hay quien también me insultó por no escribir del gobierno municipal, tema que ya abordé con oportunidad y que seguramente seguiré abordando.

No queda más que seguir exponiendo las ideas en libertad. Se vale no estar de acuerdo. Se valen las divergencias de opiniones. Lo que resulta penoso, vergonzoso, es el insulto por la simple y sencilla razón de no compartir un punto de vista.

//

Twitter: @gomez_cortina

Compartir

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

Siguiente

Columnista del día

Héctor Gómez de la Cortina

EN DEFENSA DE TOÑO LAVÍN

Más artículos de Héctor Gómez de la Cortina

NOTICIAS RECIENTES