Logo Ágora

COLUMNISTAS

Héctor Gómez de la Cortina

SALVO SU MEJOR OPINION

@gomez_cortina
Visitas: 2979

SALVO SU MEJOR OPINIÓN


AUSENCIA SOSPECHOSA

Luego de que se diera a conocer que el Alcalde Ramón Lemus, con el respaldo de la fracción del PAN en el Ayuntamiento buscaría la aprobación en el Congreso de Guanajuato para adquirir un crédito de 350 millones de pesos para Celaya, varios personajes de la oposición se mostraron en contra. La regidora Montserrat Vázquez fue quien llevó la voz cantante de su grupo al mencionar que estaban claros los motivos para solicitar dicho crédito; sus compañeros Eloísa Cholico y Jorge Montes la respaldaron y el día de la votación, el PRI, congruente con su postura, votó en contra.

La aprobación dependía entonces del congreso local y desde antes que el asunto llegara a esas instancias, el diputado por Celaya Jorge de la Cruz se había manifestado en contra. El 1º de mayo dijo que “aprobar la deuda para Celaya sería irresponsable”; el 8 de junio dijo que “la solicitud de deuda estaba llena de inconsistencias”, que faltaba información; el 15 de junio mencionó que “no hay proyectos que justifiquen la deuda”. La negativa pues era la postura del diputado y todo parecía indicar que votaría en contra, aún y cuando el Alcalde lo recriminó por no comprender que ese dinero se utilizaría para “recomponer el tejido social”.

Se llegó el día y resulta que al momento de la votación, Jorge de la Cruz desapareció del recinto legislativo, nadie sabe qué fue lo que sucedió pero no votó por no estar presente. Algo similar hicieron los senadores del PAN Héctor Larios y Jorge Luis Preciado cuando abandonaron la cámara alta justo antes de votar la llamada Ley 3 de 3. De la Cruz aplicó la del viejo conocido que te lo encuentras después de años, lo invitas a tomar unos tragos y a la hora de la cuenta se desaparece.

¿Qué pasó entonces? Difícil saberlo, quizá de la Cruz nunca estuvo en contra de la deuda y su postura inicial fue una simple bandera política; quizá sí estaba en contra por principios personales y luego cambió de opinión; quizá el colmillo político de Éctor Jaime Ramírez Barba haya tenido que ver con la desaparición del celayense, no lo sé. Sin embargo, la ausencia del diputado de la Cruz resulta sospechosa por decir lo menos y es que faltó a uno de los compromisos sagrados que tiene todo representante popular, estar presente en las decisiones que afecten a la colectividad. De la Cruz no fue congruente y ahora deberá asumir las consecuencias. Hoy las críticas de sus correligionarios han sido durísimas y curiosamente quien salió en su defensa es el diputado panista Ramírez Barba, el más adelantado a mi entender para suceder al gobernador Márquez.

Ojalá que Jorge de la Cruz explique sus razones, creo que es lo mínimo que debería hacer.

Twitter: @gomez_cortina

hgomezdelacortina@hotmail.com


Compartir

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

Siguiente

Columnista del día

Héctor Gómez de la Cortina

EN DEFENSA DE TOÑO LAVÍN

Más artículos de Héctor Gómez de la Cortina

NOTICIAS RECIENTES