Logo Ágora

COLUMNISTAS

Héctor Gómez de la Cortina

SALVO SU MEJOR OPINION

@gomez_cortina
Visitas: 12369

TRINCHERA CIUDADANA


COLOSIO: LO QUE SE SABE

Continuando con el tema abordado la semana pasada, finalizo esta columna dedicada a la serie sobre el malogrado candidato presidencial del PRI en 1994 y sobre lo que se sabe respecto a algunas escenas consignadas en la producción.

La campaña de Colosio tuvo desde un inicio, un pésimo ambiente. La indisciplina del otro finalista, Manuel Camacho Solís, generó una tensión enorme y el posterior nombramiento de Camacho como Comisionado para la paz en Chiapas luego del alzamiento del EZLN, opacó la gira de Luis Donaldo e incrementó los rumores sobre la posible sustitución de Colosio por Camacho. Ahora bien, quizá es muy posible que el discurso de Colosio dos semanas antes de su asesinato haya causado cierta molestia en el partido, pero también es una realidad que dicho discurso fue palomeado por Los Pinos. Es decir, Salinas estaba al tanto. Lo anterior lo han confirmado públicamente personajes del más alto nivel. En la vieja liturgia del priismo, se estilaba que el candidato presidencial marcara distancia de su antecesor. Era sano e incluso necesario. Respecto al dicho de Aburto de “Soy un caballero águila”, hay una línea de investigación que según el periodista Jorge Fernández Menéndez no se indagó a fondo y en la cual estaría involucrado un cártel del narcotráfico (véase El narcotráfico en el asesinato de Colosio, Excélsior 22 de marzo de 2019). La semana pasada, el periodista Sergio Aguayo hizo alusión a la molestia de Raúl Salinas de Gortari con Colosio porque este último se negaba a asistir a “las reuniones de los jueves”, en donde políticos y empresarios acordaban jugosos negocios (véase Los portones, Reforma 3 de abril de 2019).

Respecto al comentario de Colosio en la serie sobre que “había que cambiar a Zedillo como su coordinador de campaña”, la información es verídica. El sustituto iba a ser Carlos Rojas. Esta y otras confidencias aparecen en el libro La herencia, de Jorge Castañeda (Alfaguara, 1998).

No soy de los que piensa que la mano de Salinas estuvo detrás del crimen porque fue precisamente Salinas el más dañado con la desaparición de Colosio. Salinas se convirtió en el villano favorito una vez que Ernesto Zedillo asumió la presidencia. Para Salinas todo se vino abajo.

La muerte de Colosio fue sin lugar a dudas un acontecimiento trágico y de enorme trascendencia. Políticos del PRI pero también de partidos opositores, así como periodistas críticos del gobierno coinciden en que Colosio era un buen tipo, un hombre honesto. 

Ya para finalizar, la investigación que ha sido calificada como la mejor y la más completa fue la que realizó Luis Raúl González Pérez, hoy presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. El fiscal concluyó también, que se trató de un asesino solitario.

//

Twitter: @gomez_cortina

Compartir

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

Siguiente

Columnista del día

Héctor Gómez de la Cortina

EL ARTE DE LA METAMORFOSIS

Más artículos de Héctor Gómez de la Cortina

NOTICIAS RECIENTES