Logo Ágora

COLUMNISTAS

Héctor Gómez de la Cortina

SALVO SU MEJOR OPINION

@gomez_cortina
Visitas: 9254

TRINCHERA CIUDADANA

EL EJÉRCITO PARA TODO


Cuenta Federico Reyes Heroles en su libro Orfandad (Alfaguara, 2015) que siendo su padre don Jesús, director de PEMEX, fue a verlo el presidente de la República. Gustavo Díaz Ordaz le habría dicho, palabras más, palabras menos, lo siguiente:

“Abogado, ha venido a verme el secretario de la Defensa Nacional y se ha quejado porque usted solo le surte a la milicia combustible para dos días, ¿Por qué?”.

El titular de la paraestatal contestó:

“Es la costumbre señor presidente. Se procede de esa manera para que ante cualquier disputa, solo tengan capacidad de movilización dos días”.

Díaz Ordaz cerró con un “Sigamos como estamos abogado”.

Y es que la experiencia con regímenes militares en América Latina había dejado profundas heridas en la población civil. En México, los militares habían dejado de acceder al poder desde 1946. El presidente Manuel Ávila Camacho decidió entregar el mando a los civiles en la figura de Miguel Alemán Valdés y dar por terminado el sector Militar del partido oficial, todo con la intención de evitar cualquier tipo de tentación de los hombres de verde para alcanzar el poder.

Desde entonces y hasta nuestros días, el Ejército ha desempeñado un papel institucional en donde no ha existido ni la mínima sombra de insubordinación. Ha gozado del privilegio de tener siempre a uno de los suyos al frente de la SEDENA, militares de cuatro estrellas que jamás han renunciado ni han sido removidos de su cargo.

El poder civil ha tenido siempre el cuidado de estar por encima del militar y es por ello que en cuanto a recursos, los hombres de verde están acotados a las decisiones de los civiles. Es una formula añeja que en México ha dado resultados, pero que pronto podría cambiar.

López Obrador dijo una y otra vez durante su campaña que los militares regresarían a sus cuarteles, que no los utilizaría para reprimir al pueblo. Ahora, en un discurso totalmente diferente los convierte en la piedra angular de su estrategia de seguridad pública y no solo eso. Les encargará la construcción y administración del aeropuerto de Santa Lucía, la construcción de un fraccionamiento en Santa Fe, la supervisión de licitaciones, la capacitación de choferes de pipas encargadas de surtir combustible y las que se acumulen.

Un Ejército con vías de financiamiento propias y cada vez con mayor participación en diversas áreas de la administración, no es lo ideal, pero es lo que el presidente quiere.


Twitter: @gomez_cortina

.


hgomezdelacortina@hotmail.com 

.

01/03/2019 11:09:08

Compartir

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

Siguiente

Columnista del día

Enrique R. Soriano Valencia

Variedades constructivas

Más artículos de Héctor Gómez de la Cortina

NOTICIAS RECIENTES