Logo Ágora

COLUMNISTAS

Héctor Gómez de la Cortina

SALVO SU MEJOR OPINION

@gomez_cortina
Visitas: 2687

SALVO SU MEJOR OPINIÓN

EL HOUDINI DE LA ÉPOCA MODERNA

Como si se tratara de una broma de mal gusto, de un disparate o de una ocurrencia del día de los santos inocentes, los mexicanos nos despertamos la mañana del domingo con la noticia de que Joaquín Guzmán Loera, mejor conocido como “El chapo” se había fugado del penal de “máxima seguridad” del Altiplano, al que todos conocen como Almoloya de Juárez; apenas en febrero del año pasado se anunció su detención en Mazatlán y se presumió un impecable trabajo de inteligencia que condujo a las autoridades hasta el paradero del capo de Sinaloa sin disparar un solo tiro.

El presidente Peña Nieto mostraba la fuerza de su figura, luego de las reformas estructurales aprobadas en el Congreso, el mexiquense se vanagloriaba ahora con la reaprehensión de Guzmán Loera y demostraba que los priistas sí sabían gobernar, sí eran eficaces, no como los panistas, que lo habían dejado escapar frente a sus narices en enero de 2001 de otro penal de “máxima seguridad”, el de Puente Grande en Guadalajara, a escasos días de la toma de posesión de Vicente Fox.

En una entrevista con León Krauze, a pregunta expresa del periodista, Peña aseguró que “El chapo” no volvería a escaparse, dijo que si eso sucediera, sería imperdonable; ni 2 años completó en prisión y se fugó a través de un sofisticado túnel construido desde afuera y que iba a desembocar exactamente hasta la regadera que utilizaba; “El chapo” Guzmán puede ser considerado ahora el Houdini de la época moderna, pues tal y como el escapista de origen húngaro que maravillara al mundo a finales del siglo XIX y casi un tercio del XX, Guzmán ha evadido la prisión por segunda vez, dejando en un ridículo total y absoluto al gobierno de Peña Nieto, el descrédito no puede ser mayor, la desconfianza será total, este puede ser el tiro de gracia para un gobierno que ha sido incapaz de mostrar otra cara desde los escándalos por conflictos de interés, incapaz de combatir la corrupción, débil, fácil de chantajear e inexperto, lo que acaba de suceder, si no fuera por la gravedad del asunto, es de risa loca.

Ya comenzaron a circular las teorías de la conspiración, que si “El chapo” tenía un arreglo con el presidente, que si lo dejaron en libertad para que tranquilizara las cosas, que si corrompió al mandatario; yo creo que si a alguien le interesaba que el sinaloense continuara en prisión, ese era Peña Nieto, el costo político de su evasión es inmenso, el ridículo mundial es total, van a tener que rodar varias cabezas; ahora, pensar que lo dejaron libre para que compusiera la situación es también absurdo, “El chapo” se fugó en 2001 y la violencia desmedida comenzó a gestarse en 2005 y todo el sexenio de Calderón fuimos testigos de los más atroces crímenes, la violencia se disparó, entonces “El Chapo” no cumplía con esa función o de exterminador o de negociador.

“El Chapo” se fugó porque en México existe una corrupción gigantesca, si el Estado Mexicano es incapaz de hacer valer su poder en sus propias cárceles, está totalmente perdido; este es un golpe brutal para Peña y su gobierno, un knockout que lo deja en la lona, con discursos vacíos que de nada nos sirven, una vergüenza mayúscula.

Compartir

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

Siguiente

Columnista del día

Daniel Hernández Hernández

Películas con madre

Más artículos de Héctor Gómez de la Cortina

NOTICIAS RECIENTES