Logo Ágora

COLUMNISTAS

Héctor Gómez de la Cortina

SALVO SU MEJOR OPINION

@gomez_cortina
Visitas: 4151

SALVO SU MEJOR OPINIÓN

ENGENDROS ELECTORALES PARA 2016

Tomando en cuenta la elección extraordinaria de enero en Colima, serán 13 las gubernaturas que se renovarán el año próximo y de esos resultados mucho dependerá el futuro de varios actores políticos, entre ellos el líder nacional del PRI Manlio Fabio Beltrones y el gobernador poblano Rafael Moreno Valle.

En colaboraciones anteriores mencioné que para seguir considerando a estos políticos como serios aspirantes a las candidaturas de sus partidos para 2018, primero tendrían que pasar la aduana del 2016, Beltrones ganando la mayoría de los gobiernos estatales en juego y Moreno Valle asegurando un triunfo del PAN en Puebla, por lo tanto no voy a ser repetitivo en ese tema, lo que quiero destacar ahora es lo que inevitablemente sucederá en varios estados el próximo año, las alianzas PAN-PRD para derrotar al PRI.

Lo anunciaron sus presidentes nacionales, tanto Agustín Basave de los amarillos, como Ricardo Anaya de los azules, ambos partidos buscarán llegar a acuerdos para presentar candidaturas comunes, se habla de que las negociaciones irían muy avanzadas para Durango, Veracruz, Puebla, Oaxaca, Sinaloa, Tlaxcala e Hidalgo, por lo menos; me parece interesante que de nueva cuenta panistas y perredistas pretendan ir juntos en elecciones luego de los fiascos que han representado sus gobiernos comunes, ahí el caso de Gabino Cué, quizá el peor gobernador de la historia en Oaxaca; ahí el caso de Mario López Valdez en Sinaloa, tan priista como siempre que hasta está tratando de imponer a su secretario de Gobierno como candidato del PRI al gobierno estatal; ahí el caso de Ángel Aguirre en Guerrero, en donde si bien es cierto no hubo una alianza formal, sí la hubo de hecho, pues el candidato panista terminó por declinar en favor del candidato perredista.

Las alianzas PAN-PRD son en su mayoría una autentica perversidad, porque de origen lo que buscan es derrotar al PRI, es decir, no hay proyectos de fondo que garanticen cambios reales y tangibles para la población, tan no los hay que los candidatos de dichas alianzas suelen ser ex priistas molestos por no haber obtenido la nominación de su partido, entonces ¿el simple hecho de renunciar al PRI y presentarse en una alianza opositora les borra en automático todo su pasado tricolor? ¿Son los candidatos que el pueblo estaba esperando por la sencilla razón de abanderar al PAN y al PRD? Por supuesto que no, se trata de una farsa total y absoluta cuyo única finalidad es la consecución del poder y de este modo, una estrategia electoral rumbo al 2018.

Las alianzas PAN-PRD son desde mi punto de vista, engendros electorales, es una pena que ni azules ni amarillos puedan presentar candidatos propios y tengan que caer tan bajo como para rescatar a los priistas enojados y presentarlos como inmaculados hombres que representan el cambio para un pueblo ansioso de justicia.




Compartir

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

Siguiente

Columnista del día

Rayo Esmeralda Patiño

EIQAB PARA ESPAÑA

Más artículos de Héctor Gómez de la Cortina

NOTICIAS RECIENTES