Logo Ágora

COLUMNISTAS

Héctor Gómez de la Cortina

SALVO SU MEJOR OPINION

@gomez_cortina
Visitas: 7172

SALVO SU MEJOR OPINIÓN

GONZALO RIVAS CÁMARA MERECE LA MEDALLA BELISARIO DOMÍNGUEZ

Tenía 48 años de edad, era originario de Veracruz pero los últimos 20 años de su vida había vivido en Chilpancingo, Guerrero. De profesión Ingeniero, era casado y tenía 2 hijas. Gonzalo Rivas Cámara se levantó el 12 de diciembre de 2011 como cualquier otro día y se dirigió a la gasolinera cercana al hotel “Parador del Marqués” en la Autopista del Sol para dar seguimiento al programa con el que se controlaba la seguridad en las bombas de gasolina.

Funesto y fatídico día para Gonzalo. Una muy nutrida manifestación de estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa tenía bloqueada la carretera en ese tramo, exigiéndole al gobierno de Ángel Aguirre mayores recursos para la Institución. Un grupo de alumnos llegó a la gasolinera reclamando gasolina para hacer bombas molotov y arrojarlas contra los policías que comenzaron a llegar. Rivas Cámara y demás empleados se negaron a otorgárselas, los jóvenes entonces atravesaron la carretera hacia otra gasolinera y consiguieron el producto, regresaron a la gasolinera donde se encontraba Rivas Cámara y le prendieron fuego a las bombas de gasolina. Mientras los empleados y la gente que se percató de lo que estaba sucediendo, se fueron corriendo del lugar, Rivas Cámara tomó un extintor para apagar el incendio y evitar que el fuego llegara a los depósitos subterráneos en donde había almacenados 100 mil litros de gasolina. Rivas Cámara logró que el incendio no se propagara pero el tanque de plástico que habían dejado ahí los estudiantes, se derritió y una llamarada lo alcanzó, ocasionándole quemaduras de tercer grado en el 35% de su cuerpo.

Gonzalo Rivas Cámara murió el 1º de enero de 2012 a consecuencia del daño ocasionado por las heridas.

El decreto de 1953 que crea la Medalla Belisario Domínguez dice en su artículo primero lo siguiente:

 "Se crea la Medalla de Honor “Belisario Domínguez” del Senado de la República, para premiar a los hombres y mujeres mexicanos que se hayan distinguido por su ciencia o su virtud en grado eminente, como servidores de nuestra Patria o de la Humanidad."

Aquél día Gonzalo Rivas Cámara salvó la vida de decenas de personas incluidas los automovilistas que se encontraban varados por el bloqueo, de estudiantes de Ayotzinapa, de trabajadores de la gasolinera y de policías que llegaban al lugar. La tragedia pudo haber alcanzado proporciones épicas si el fuego hubiera llegado a los depósitos subterráneos. Rivas Cámara prácticamente no conocía a las personas que salvó, jamás las había visto, no compartía amistad con ellas, sin embargo, a costa de su vida decidió evitar una catástrofe.

El recientemente fallecido escritor Luis González de Alba, dedicó los últimos años de su vida a impulsar y enaltecer la figura de Rivas Cámara para que recibiera la medalla “Belisario Domínguez”, por su acto heroico, noble y desinteresado.

Existen sin embargo algunas voces que pretenden regatear la presea, como el del abogado representante del movimiento de Ayotzinapa, Vidulfo Rosales quien afirma que de consumarse la propuesta, se estaría criminalizando a los estudiantes. Valdría la pena recordarle a este sujeto, que los “estudiantes” que incendiaron las bombas de gasolina son eso: CRIMINALES, y que luego del daño provocado, nadie los ha molestado, ninguna autoridad se ha atrevido a hacer nada, a diferencia de los policías estatales de Guerrero que hoy se encuentran en prisión por haber accionado sus armas durante el enfrentamiento. Justicia selectiva pues.

Rivas Cámara merece eso y más, debe haber unanimidad en el Senado, no puede ser de otra manera.

Twitter: @gomez_cortina

hgomezdelacortina@hotmail.com



Compartir

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

Siguiente

Columnista del día

Héctor Gómez de la Cortina

EL ARTE DE LA METAMORFOSIS

Más artículos de Héctor Gómez de la Cortina

NOTICIAS RECIENTES