Logo Ágora

COLUMNISTAS

Héctor Gómez de la Cortina

SALVO SU MEJOR OPINION

@gomez_cortina
Visitas: 4798

TRINCHERA CIUDADANA.


 

LA CARTILLA MORAL DE ALFONSO REYES A PROPÓSITO DE LA CONSTITUCIÓN MORAL DE LÓPEZ OBRADOR

NOTA.- La semana pasada les ofrecí, amables lectores, las primeras cinco lecciones de la cartilla moral de Alfonso Reyes. Hoy, continuando con el tema, plasmo las restantes .La próxima semana, para finalizar, lo que pretende López Obrador.

Lección VI

“Después del respeto a la propia persona, corresponde examinar el respeto a la familia: mundo humano que nos rodea de modo inmediato”.

La familia como la base de toda sociedad y además, necesaria para la formación correcta de un individuo. Es el ser humano quien tarda más tiempo en desarrollarse y requiere forzosamente del cobijo de la familia para poder madurar y evolucionar. La familia es la primera escuela.

Lección VII

“En torno al círculo del respeto familiar se extiende el círculo del respeto a mi sociedad. Y lo que se dice de mi sociedad puede decirse del círculo más vasto de la sociedad humana en general. Mi respeto a la sociedad, y el de cada uno de sus miembros para los demás, es lo que hace posible la convivencia de los seres humanos”.

A lo largo de nuestra vida, además de la familia, el ser humano interactuará con decenas de personas que formarán parte de la sociedad, de ese núcleo de individuos a los que también se les debe respeto, condición necesaria para la convivencia social.

Lección VIII

“La igualdad ante el Derecho es una de las más nobles conquistas del hombre. El que comete una falta o un delito debe sufrir igual pena, sea débil o poderoso, pobre o rico”.

Cicerón decía que había que ser esclavos de las leyes para poder ser libres. Toda violación de la ley dice Reyes, es también una violación de la moral y todo aquel que cometa un ilícito debe ser castigado. Lo anterior con el objetivo de no romper la convivencia social.

Lección IX

“El respeto a la patria va acompañado de ese sentimiento que todos llevamos en nuestros corazones y se llama patriotismo: amor a nuestro país, deseo de mejorarlo, confianza en sus futuros destinos”.

El patriotismo debe prevalecer siempre en todos los ciudadanos como un deber más allá de nuestras ventajas personales. El amor a la patria, a todo lo que representa y a lo que nos da identidad, debe cuidarse, respetarse y defenderse aunque la vida nos vaya en ello.

Lección X

“Todos los respetos de que hemos hablado, mandamientos de la moral, significan un vaivén de influencias que se resume en aquel eterno principio: «No hagas a los demás lo que no quieras que te hagan”».

El respeto por uno mismo traerá como consecuencia el respeto por el prójimo; el respeto hacia nuestra familia se traducirá en el respeto por los lazos familiares de los demás. El respeto por tu país te llevará a respetar a los demás países. Y así como un círculo virtuoso de buen comportamiento, de civilidad, de cultura y de moral que traerá como consecuencia el mejor entendimiento entre las personas.

Lección XI

“El más impersonal de los respetos morales, el círculo más exterior de los círculos concéntricos que acabamos de recorrer es el respeto a la naturaleza. No se trata ya de la naturaleza humana, de nuestro cuerpo, etcétera; sino de la naturaleza exterior al hombre. A algunos hasta parecerá extraño que se haga entrar en la moral el respeto a los reinos mineral, vegetal y animal. Pero debe recordarse que estos reinos constituyen la morada humana, el escenario de nuestra vida”.

Reyes destaca la necesidad de que el hombre, dentro de su conciencia, de su moral, aprenda a respetar la naturaleza y el entorno que lo rodea. El cuidado de los árboles, plantas y animales, debe constituirse como un patrón de conducta. Un hombre no puede ser bueno cuando tortura animales, cuando destruye plantas o contamina el agua.

Lección XII

“El respeto a la verdad es, al mismo tiempo, la más alta cualidad moral y la más alta cualidad intelectual.

En esta dependencia de algo ajeno y superior a nosotros, el creyente funda su religión; el filósofo, según la doctrina que profese, ve la mano del destino o la ley del universo; sólo el escéptico ve en ello la obra del azar. En la conversación diaria, solemos llamar a esto, simplemente, el arrastre de las circunstancias”.

Con lo anterior, Reyes explica que el hombre debe tener presente que hay elementos que escapan a la voluntad humana y debe aceptarlo así, pues de otro modo la vida se volvería imposible. Tal resignación es parte importante de la virtud.

Continuara…



07/12/2018 06:04:51

Compartir

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

Siguiente

Columnista del día

Daniel Hernández Hernández

Películas con madre

Más artículos de Héctor Gómez de la Cortina

NOTICIAS RECIENTES