Logo Ágora

COLUMNISTAS

Héctor Gómez de la Cortina

SALVO SU MEJOR OPINION

@gomez_cortina
Visitas: 4384
 


SALVO SU MEJOR OPINIÓN

LOS SEÑORES DE LA COSTA

La primera vez que escuché hablar de Careyes tenía 14 años, era el año 2000 y Vicente Fox había ganado la presidencia de la república; leí sobre Careyes en una nota publicada si mal no recuerdo por el periódico Reforma en la que mencionaban que el empresario Roberto Hernández había invitado a su casa de la costa de Jalisco al presidente electo y al aún mandatario federal Ernesto Zedillo.

Desde el primer momento me llamó la atención el lugar porque no tenía referencia alguna sobre dicho destino, no era, por obvias razones, una playa popular como Acapulco, Puerto Vallarta o Cancún, se trataba de un desarrollo exclusivo digno de sibaritas, sin embargo no investigué mas al respecto hasta el presente año que tuve la fortuna de leer el interesantísimo libro “Los señores de la costa”, que me obsequió su autor, el Doctor Carlos Tello Díaz y fue publicado en agosto de 2014 bajo el sello de Grijalbo.

Los señores de la costa es una investigación a fondo sobre los personajes que se deslumbraron con la belleza del pacífico mexicano, que invirtieron su dinero en ese sitio con ambiciosos proyectos y que incluso algunos de ellos, decidieron quedarse a vivir ahí; a través de sus páginas pude enterarme de la existencia de don Antenor Patiño, boliviano apodado “el rey del níquel”, pues había heredado una fortuna estimada en 200 millones de dólares, producto de la extracción de ese material de las minas de su país de origen. Don Antenor se quedó fascinado con las costas del pacífico y en particular con Manzanillo, decidió construir el hotel Las Hadas, lo cual le costó un auténtico dineral en inversión y en los gastos propios de la supervisión de la obra; fue también dueño del hotel María Isabel de la ciudad de México, bautizado así en honor de su hija María Isabel Patiño de Borbón, quien al paso de los años contraería nupcias a escondidas con otro magnate, el inglés Sir James Goldsmith, uno de los principales protectores de la costa de Careyes.

Sir James Goldsmith, millonario, poderoso e influyente personaje, con amistades de talla internacional como Henry Kissinger, Richard Nixon y Ronald Reagan fue otro de los enamorados de la costa jalisciense, pero en particular de Careyes y tuvo un severo enfrentamiento contra otro millonario, también enamorado de Careyes y quien vio en Goldsmith a un enemigo, alguien que podía adueñarse de ese paraíso que tanto amaba y cuyo proyecto para la zona, chocaba con el suyo, me refiero al italiano Gian Franco Brignone, personaje clave del entorno quien hasta la fecha vive en Careyes, cuenta con casi 90 años de edad y ha decidido que esa sea su última morada.

Otro personaje relevante es el italiano Gianni Pirri, multimillonario que pretendió un desarrollo exponencial en Careyes y que perdió toda su fortuna en el intento pues al final su objetivo no se vio realizado; su proyecto, de haberse llevado a cabo hubiera tenido consecuencias muy severas para la ecología de la localidad, hubiera devastado los humedales y le habría arrebatado la exclusividad a ese asiento.

A final de cuentas, el proyecto ecológico que buscaba Brignone y el tan ansiado nombramiento de “Reserva de la biosfera Chamela-Cuixmala” por el que tanto pugnó Goldsmith se impusieron y hoy Careyes goza de una exclusividad casi total y por fortuna, se ha protegido su entorno ecológico.

Leer “Los señores de la costa” es adentrarse en la interesante historia de un grupo de millonarios que unirían su vida al litoral y cambiarían para siempre la historia de ese lugar.

AVISO

Esta columna se toma unos días de descanso, nos encontraremos de nuevo el viernes 8 de enero, mientras tanto, les deseo una feliz navidad y un próspero año nuevo.

Twitter: @gomez_cortina


Compartir

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

Siguiente

Columnista del día

Rayo Esmeralda Patiño

EIQAB PARA ESPAÑA

Más artículos de Héctor Gómez de la Cortina

NOTICIAS RECIENTES