Logo Ágora

COLUMNISTAS

Héctor Gómez de la Cortina

SALVO SU MEJOR OPINION

@gomez_cortina
Visitas: 9128

SALVO SU MEJOR OPINIÓN

MIGUEL LÓPEZ ¿TRAIDOR O SACRIFICADO?

Un 15 de mayo de 1867 el sitio de Querétaro impuesto por los republicanos logró su cometido al derrotar a las últimas huestes del emperador Maximiliano de Habsburgo que había establecido su cuartel general en el Convento de La Cruz. Durante muchos años ha circulado la versión de que el coronel Miguel López, aliado, amigo y compadre de Maximiliano lo habría traicionado, acordando con el general Mariano Escobedo rendir la plaza y entregar al emperador.

Esa versión la leí por primera vez hace algunos años en una biografía sobre don Benito Juárez que escribió Armando Ayala Anguiano. “Luego de su traición y una vez restaurada la república, López sería maltratado por los liberales, quienes lo despreciaban por considerarlo un hombre sin honor y por los conservadores, quienes jamás le perdonaron haber sido pieza clave en la detención de Maximiliano”, palabras más, palabras menos escribiría el autor en su obra. López sería enterrado en el panteón del Tepeyac solo con sus iniciales M.L. como queriendo que su tumba pasara inadvertida.

La sombra de la traición acompañaría a López hasta su muerte, pues la versión de la deslealtad fue la que se aceptó como un hecho irrefutable que jamás se quiso indagar, por lo menos no a fondo y a pesar de que existe algún material documental que pondría en tela de juicio esa versión, ha sido poco conocido, poco difundido y no se le ha dado mucha relevancia.

El maestro Fernando del Paso en las conclusiones que realiza en su bellísima novela “Noticias del Imperio”, señala que años después del fusilamiento del emperador, el general Mariano Escobedo reconoció en un informe que le envía al presidente Porfirio Díaz en 1887 que López estaba comisionado por Maximiliano para acordar los términos de la rendición, que el archiduque ya no quería que se derramara más sangre y que la defensa de Querétaro estaba perdida ya.

En esa misma misiva, Escobedo le narra al presidente Díaz que durante la conferencia que sostuvo con Maximiliano, este último le solicitó guardar el secreto sobre la comisión que le había encargado a López: “El príncipe contestó que López no hablaría mientras yo callara; que el plazo que me ponía para que no dijera el resultado final de la conferencia era cortísimo, hasta que dejara de existir la princesa Carlota, cuya vida se apagaría al conocer la ejecución de su esposo. Como último recurso a las súplicas del Archiduque, le expuse que me parecía materialmente imposible guardar ese secreto aunque López callara; porque sus defensores, sus generales, los ministros extranjeros o la princesa de Salm Salm, que empleaba cuantos medios estaban a su alcance para salvarlo, no dejarían de hacer uso de las versiones que corrían respecto a la traición de López y su incalificable conducta hacia él como su jefe y protector”.

Maximiliano no podría imaginarse en esos últimos meses de vida que la emperatriz Carlota le sobreviviría 60 años y moriría hasta 1927.

Dicho lo anterior, tenemos que López sería el sacrificado del emperador, el hombre encargado de llevar a cabo una de las misiones más difíciles en el imperio que agonizaba y que cargaría para siempre con el estigma de la traición. López no revelaría jamás esta situación, ni siquiera a su esposa, quien le espetó ¡Qué le has hecho a nuestro compadre Miguel?

¿Por qué quiso Maximiliano que se rindiera la plaza? Apelando a la nobleza del emperador, pudiera ser verídica la versión de que ya no quería que se perdieran más vidas, que él veía que la situación estaba perdida, aunque también pudiéramos decir que para el honor de un Habsburgo resulta mucho más provechoso decir que lo habían traicionado a diferencia de haberse rendido. Quizá haya sido una mezcla de ambas suposiciones.

En la siguiente liga pueden encontrar el documento:

http://www.memoriapoliticademexico.org/Textos/5RepDictadura/1887ISQ.html

hgomezdelacortina@hotmail.com

Twitter: @gomez_cortina





Compartir

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

Siguiente

Columnista del día

Enrique R. Soriano Valencia

Variedades constructivas

Más artículos de Héctor Gómez de la Cortina

NOTICIAS RECIENTES