Logo Ágora

COLUMNISTAS

Héctor Gómez de la Cortina

SALVO SU MEJOR OPINION

@gomez_cortina
Visitas: 3574

SALVO SU MEJOR OPINIÓN

 

PEÑA Y EL 2018

 

(SEGUNDA Y ÚLTIMA PARTE)

 

La semana pasada comenté en este mismo espacio sobre los 3 hombres de mayor confianza e influencia al interior del gobierno federal, el grupo compacto que aconseja al presidente y de quienes podría salir el candidato presidencial en 2018; en mi pasada columna expuse las razones por las cuales, a mi juicio, sería un error que Luis Videgaray o Miguel Ángel Osorio fueran los abanderados del PRI, sin embargo, esbocé la posibilidad de que Aurelio Nuño se perfilara para la candidatura siempre y cuando el propio Peña Nieto lo colocara en un lugar donde tuviera mayores reflectores, donde la gente comenzara a ubicarlo, pues la Jefatura de la Oficina de la Presidencia lo ha hecho un hombre poderoso pero desconocido.

 

El lugar ideal para que Nuño comenzara a hacerse visible era la presidencia nacional del tricolor y es que en la última encerrona que tuvo Peña con los priistas, dijo que el próximo líder del partido “debía ser joven, representar la renovación del PRI, identificarse con ese sector y dominar las redes sociales”; el perfil descrito por el presidente era como un espaldarazo para Nuño y unas puertas cerradas hacia Manlio Fabio Beltrones, pero algo sucedió, quizá Peña lo hizo con toda la intención de despistar, quizá sus asesores, quizá priistas importantes le habrían hecho ver al primer mandatario la necesidad de contar con un político de peso completo, experimentado y conocedor de las raíces y la estructura del partido, en ese aspecto, el elegido no podía ser otro más que Beltrones.

 

Era bien sabido que el grupo cercano al presidente, a pesar del respeto que le tienen al político sonorense, no les gustaba tenerlo cerca, los subordinados de Peña lo ven como un adversario peligrosísimo y el primer mandatario lo veía con recelo pues no forma parte de su equipo y quiso disputarle la candidatura en el 2012, aunque hay que mencionar que el propio Beltrones terminó por declinar en favor del presidente y le ha sido un hombre totalmente leal en todos los sentidos.

 

Creo que Peña se decidió por Beltrones porque le ganó su pragmatismo, el pragmatismo que lo hizo favorecer en 2011 a Eruviel Ávila como candidato del PRI en el Estado de México, teniendo que sacrificar a su primo Alfredo del Mazo; el mismo pragmatismo que lo orilló a destituir de la PROFECO a uno de sus más queridos mentores, el experimentado político Humberto Benítez Treviño luego del escándalo protagonizado por su hija en un restaurante de la colonia Roma; el pragmatismo que lo llevó a negociar con la oposición el Pacto por México, teniendo que ceder en temas polémicos como la creación del INE, propuesta por el PAN y la reforma fiscal respaldada por el PRD.

 

La llegada de Beltrones al PRI es un acierto de Peña y además es una señal de que el presidente de la república está dispuesto a abrir el juego sucesorio, está dispuesto a ampliar su baraja de posibilidades; habrá más de un gobernador que quiera colarse, pero en estos momentos, nadie, absolutamente nadie tiene en el tricolor los tamaños para competirle a Manlio Fabio, quien además como líder del priismo, recorrerá el país a sus anchas, pues en 2016 y 2017 habrá varias elecciones para gobernador, si su desempeño al frente del PRI es exitoso, la mesa aparentemente estará servida para el sonorense, ya veremos que decide el presidente.

 

GUANAJUATO

 

La llegada de Beltrones al PRI nacional puede traer repercusiones en Guanajuato, recordemos que el todavía diputado federal Francisco Arroyo Vieyra, es muy cercano del ex gobernador de Sonora y su liga con él podría beneficiarlo para recuperar el control del maltrecho PRI en el estado.

 

 

Compartir

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

Siguiente

Columnista del día

Héctor Gómez de la Cortina

EL ARTE DE LA METAMORFOSIS

Más artículos de Héctor Gómez de la Cortina

NOTICIAS RECIENTES