Logo Ágora

COLUMNISTAS

Héctor Gómez de la Cortina

SALVO SU MEJOR OPINION

@gomez_cortina
Visitas: 4371

SALVO SU MEJOR OPINIÓN

UN VIAJE AL CENTRO HISTÓRICO DE MÉXICO

(PRIMERA PARTE)

El fin de semana pasado tuve la fortuna de acudir a la ciudad de México, en primera instancia por un curso de capacitación de mi trabajo que comenzó el domingo 25 a las 5 de la tarde, por lo que atendiendo la invitación de una tía, me fui desde el sábado a la capital para aprovechar y conocer algunos sitios históricos del monumental y bello centro del Distrito Federal.

Todo comenzó el sábado cuando arribé a la terminal de autobuses del norte a las 12:45 del día y me trasladé en un taxi al hotel Gillow (Isabel la católica no. 17) probablemente uno de los hoteles con mayor tradición en México y sin duda uno de los primeros, con un lobby muy bonito y una extraordinaria ubicación, sin embargo, con ciertos detalles desagradables, al llegar no habían realizado la limpieza en mi habitación y tardaron un buen rato en hacerlo ya que salí a caminar y al regresar el cuarto seguía igual.

Mientras aquello ocurría, conocí la iglesia de La Profesa, a un costado del hotel, es un lugar muy bonito lleno de historia, una historia muy importante para nuestro país y es que fue en ese sitio donde tuvieron lugar las reuniones secretas entre varios poderosos personajes de la elite novohispana, entre ellos Matías de Monteagudo y Miguel Bataller, quienes fueron parte fundamental de la independencia nacional, lo lee usted bien amable lector, estos hombres junto a otros tantos, decidieron que lo mejor para ellos y para la iglesia era la emancipación de España, basta recordar que de nueva cuenta el Rey Fernando VII había jurado la constitución de Cádiz, de corte eminentemente liberal, cuya aplicación arrebataba infinidad de privilegios al clero y al ejército, fue así como don Matías y don Miguel, que durante años fueron férreos combatientes del movimiento insurgente, ahora en secrecía y en lo que se le conoce como “La Conjura de La Profesa” idearon la separación de España para mantener un régimen monárquico encabezado por Agustín de Iturbide.

Regresé al hotel para esperar al buen amigo Federico Mascarell Jiménez, residente en el Distrito Federal y con quien había acordado comer en El Casino Español, imponente edificio también sobre la calle de Isabel La Católica, lugar que ya conocía pero que no había tenido la fortuna de comer en su restaurante, lo cual resultó toda una experiencia pues Las gambas navarras fueron toda una delicia, consistieron en unos camarones enrollados con jamón, sobre una cama de arroz de paella y salsa de queso, una auténtica exquisitez que fue cerrada con broche de oro con una crema catalana, el buen amigo Federico pidió un helado de mazapán verdaderamente delicioso.

Luego de tan suculentos platillos nos dirigimos a la Catedral Metropolitana para realizar el recorrido del campanario, una grata experiencia a pesar de la escueta explicación del guía; de ese lugar nos dirigimos al Sanborns conde de Xala, ubicado en la calle Venustiano Carranza, ocupa el bellísimo edificio del siglo XVIII que fuera la residencia del conde de San Bartolomé de Xala y de su familia, luego nos despedimos pues mi tía me esperaba en su domicilio.

La continuación, el próximo jueves.



Compartir

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

Siguiente

Columnista del día

Enrique R. Soriano Valencia

Variedades constructivas

Más artículos de Héctor Gómez de la Cortina

NOTICIAS RECIENTES