Logo Ágora

COLUMNISTAS

Juan Ramón de Caso

CAJÓN DE SASTRE

@jrdkzo
Visitas: 1750

Cajón de sastre.

 

Le quieren enseñar a hacer chistes a Pepito

 

Amable lector, en primer termino lo saludo, no sin antes desearle se encuentre usted bien en compañía de sus seres queridos. Cómo usted sabe nos encontramos en época preelectoral. En estas épocas abundan las promesas de campaña y por alguna extraña razón también las propuestas de creación, reforma y modificación de leyes y reglamentos.

Las leyes que versan sobre el bienestar animal no son la excepción, todo lo contrario, son uno de los temas más recurrentes; los partidos políticos y los candidatos saben que la grey animalista fanática e ignorante como lo es, son una importante borregada que pueden traducirse en una cantidad importante de votos.

El problema de fondo es que, como en el juego de mesa Maratón, con preocupación vemos como avanza la ficha negra, la ignorancia. Justo es decir que el problema no es exclusivo e México, los españoles están sudando la gota gorda por todos los cambios que quieren realizar del otro lado del océano.

Esas son algunas de las malas noticias, la buena es que como nos enseñan las leyes físicas, Newton, siempre Newton como nos lo enseña en su tercera ley. “A toda acción le corresponde una reacción, de la misma magnitud pero en sentido contrario” ¿Qué pensaban los animalistas, que por siempre el mundo iba a permanecer en un estado contemplativo?

Con enorme alegría observo como, cada vez son más, las voces que se levantan frente a la tiranía animalista. Con timidez, pero día con día son más los profesionales y los profesionistas que critican con argumentos el animalismo.

¿Por qué será que los animalistas, además de ignorantes, fanáticos e intolerantes, además son autoritarios? Culada de combinación, la mezcla es perfecta.

Desde hace tiempo he venido observando como los animalistas, tienen esta actitud autoritaria. Es frecuente que una “perrimami” o un “perripapi” de estos que con orgullo dicen tener “perrhijos” quieren enseñarle a Pepito a hacer chistes; me explico: con mayor frecuencia de la deseada he podido observar como las personas “abrazaperros” pretenden decirle a los expertos como deben hacer su trabajo.

En más de una ocasión he podido observar como frente al señalamiento atinado, informado, experimentado del adiestrador, “los tutores” ( ahora así se hacen llamar los dueños de perros”) le espetan en su cara que no seguirán la instrucción o el consejo, simple y sencillamente porque no. Lo dicho: la ignorancia es atrevida.

Estimado lector: ¿si usted va a un restaurante le da a instrucciones al cheff de cómo cocinar?, si usted debe ser intervenido quirúrgicamente ¿usted le dice al cirujano como debe operarlo?, si su auto sufre alguna avería ¿ usted le indica al mecánico que herramientas puede o debe usar? Desde el fondo de mi corazón espero que sus respuestas hayan sido un no rotundo.

Es ampliamente sabido que uno no le puede enseñar a hacer chistes a Pepito, ni chiles a Herdez, ni mole a Doña María… Pepito, Hérdez y Doña María tienen el “Know How”, hay una cosa que se llama expertise ( entiéndase: conocimiento, habilidad, competencia, proficiencia) no es posible que quien no sabe, pretenda enmendarle la plana al que sabe.

Es imposible que los animalistas hablen de bienestar animal si lo hacen desde la vísceras y no desde la razón y el conocimiento. Cómo osan cuestionar y hasta descalificar a etólogos, biólogos, veterinarios  pretendiendo saber y tener la razón.

Esta situación recurrente es la que se observa en la pléyade de leyes y reglamentos de “bienestar animal” que están hechos con las extremidades inferiores, o sea con las patas.

“Zapatero a tus zapatos” los “abrazaperros” que se dediquen a abrazar perros para que los muerdan y que dejen a los expertos velar y cuidar por el bienestar animal.

En un mundo al revés los patos le tiran a las escopetas, pero en el mundo natural, el de la fenomenología los cazadores le tiran a los patos y gracias a la cinegética se mantiene un equilibrio en las poblaciones de animales, gracias a los zoológicos se salvan especies y así la lista sigue…

Señores políticos, candidatos y legisladores, no tengan como asesores a ignorantes y oportunistas, acérquense a los expertos, a los especialistas. Especialistas es el que sabe cada vez más respecto de cada vez menos. Los especialistas, los etólogos, los biólogos, los veterinarios y los que sí fueron a la escuela, son los verdaderamente saben de bienestar animal.

Para muestra un botón, recordemos lo que los políticos y sus “expertos” le hicieron a los circos. ¿Quién mató a los circos? Fuente ovejuna señor, un rebaño de ovejas ignorantes que fueron manipuladas por políticos oportunistas.

Es momento de recordar, para que no se repita la historia.

Amable lector, le agradezco su tiempo y el favor de su lectura y le deseo toda suerte de bendiciones.


Fecha de publicación: 27/04/2021

Compartir

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

Siguiente

Columnista del día

Héctor Gómez de la Cortina

ESCÁNDALO INSOPORTABLE

Más artículos de Juan Ramón de Caso

NOTICIAS RECIENTES