Logo Ágora

COLUMNISTAS

Rayo Esmeralda Patiño

Celaya Internacional

@RayoEsmeralda
Visitas: 4076

Celaya Internacional


“DEMOCRATURA”

 

 

                                         “Cuanto más democrática se vuelve una democracia, más tiende a ser gobernada por la plebe, degenerando en tiranía.” Aristóteles

 

 

Un fenómeno comienza a tomar forma en varios  gobiernos del mundo, la democracia comienza a ser una arma de dos filos por un lado estamos los ciudadanos comunes y por el otro, las nuevas generaciones de políticos, y cada uno de estos actores tiene su característica, misma que nos ha llevado a un nuevo esquema de gobierno que comienza a sonar sobretodo en Europa.

 

Ahora los ciudadanos gritamos, “luchamos”, defendemos la ley principalmente en las redes y algunos más salimos a las calles a reclamarle a los gobiernos sobre su limitada o en su caso nula capacidad para gobernar y claro aquí surge otra figura agregada que si bien no son los menos, hacen muchísimo ruido y me refiero obviamente a los ultras o radicales, no importa de qué ideología, son ciudadanos que generalmente no generan ganancia económica a los gobiernos o a los grupos de intereses creados sino que más bien son financiados por ellos, así que sus destrozos los pagamos doble porque nuestros impuestos van a la reparación de los daños causados y además a que a través de partidas presupuestales nada claras se les subvenciona, y vaya tampoco hay que asustarnos, este tipo de personas siempre han existido solo que antes se les llamaba mercenarios.

 

Por el otro lado, tenemos a la nueva realeza, aquella que no tiene ni linaje, que generalmente de una vida laboral fuera de la política poco sabe, los nuevos políticos que siguen manteniendo un velo sobre el rostro, no conocen la realidad del día a día de las personas comunes, es esa clase política que tomo la demagogia del pasado pero que la intenta llevar a cabo sin saber bien a bien lo que esta haciendo, manejando todo a la inmediatez, que logra adeptos a través de las redes sociales, que rechaza Constituciones de hace cincuenta o setenta años pero eso sí, bajo un discurso apoyado en ideas de hace cien años, la incongruencia que manejan en la mayoría de los casos es no solo aberrante sino escandalosamente inmoral. Erigen el lema del pueblo para el pueblo mientras continúan aportando leyes y prebendas a modo, en las que si no estás con ellos estás contra ellos y es ahí en dónde entra la nueva oligarquía, misma que continúa apoyando a los gobiernos en turno siempre en beneficio propio pero, no siempre de forma egoísta, porque seamos realistas, hay fuentes de empleo que mantener, hay que pagar impuestos y en algunos países hasta ocurrencias del gobernante en turno, porque sin el dinero de la inversión privada ningún país se mantendría en pie, exacto, ni China, pero de ella hablaremos en otra entrega.

 

Hoy existe una nueva forma de gobierno, una nueva democracia mejor conocida como Democratura, en ella los gobernantes han llegado al poder amparados por el voto popular como debe ser, pero se han convertido en una democracia autoritaria, o estas con ellos o estás contra ellos, ejercen con mayor presión el control en las Cámaras, el los medios de comunicación, las noticias falsas, fake news o bulos como se les llama en diferentes países salen desde la Oficina de Comunicación o Información de los gobiernos, crean el caos y el enfrentamiento, las oposiciones ya son prácticamente un recuerdo porque el Estado mayoritea aprobando leyes a modo, como dije líneas arriba la inmediatez es su modus operandi y su principal labor es la captación de nuevos votos, que vengan de personas que les sigan a ciegas, que no cuestionen, para ello necesitan un pueblo desinformado o mal muy mal informado, y si a esto añadimos que cada día se reduce el número de personas que leen o escuchan diferentes puntos de vista en noticias para poder hacerse una idea clara de lo que sucede, pues comienza a hacer más grande ese caldo de cultivo para crear una pseudo intelectualidad reaccionaria y sin argumentos sólidos.

 

Este nuevo sistema ha generado la clase de políticos que ahora tenemos, la democratura la vemos aplicada al cien por cien en Cuba, Rusia, Bolivia, Argentina, México, España entro otros, sin embargo querido lector, lo más preocupante, en Estados Unidos porque nos guste o no, sigue siendo el país que marca la línea de defensa de un sistema libre y como lo señale la semana pasada en mi colaboración, Donald Trump ha logrado su cometido, fragmentar a la nación que siempre después de sus elecciones regresaba a su unión y continuaba eso sí, en sus luchas puntuales, la imitación del aun poderoso Estados Unidos a la forma de hacer política de los países llamados despectivamente “repúblicas bananeras” por aplaudir a un cirquero que les otorga una banana, es la señal que de momento nos lleva a pensar que el vecino del norte esta en terapia intensiva y no sabemos como saldrá de esta.

 

 

Parte de la nueva forma de hacer gobierno es através de un circo mediático, en donde los dimes y diretes entre los actores políticos no es siempre en una tribuna o en los tribunales sino en las redes sociales en donde van obteniendo apoyo de quienes se desgarran las vestiduras cibernéticas y atacan y hostigan a quien no piense como ellos, se persigue al vecino, al amigo, se distancian familias por no estar bajo el manto sagrado de su verdad política, aquellos que se decían perseguidos se han convertido en verdugos y ahora son ellos quienes persiguen con más rencor, quienes gobiernan con más despotismo y se rodean de una a veces ya imparable y muy descarada corrupción.

 

Para lograr o mantener el control, muchos políticos se han aliado a grupos ultras de cualquier lado o color, pero esas alianzas claro que no serán gratis, el peaje que se debe pagar puede ser muy alto, la política como lo he dicho muchas veces en otras colaboraciones, significa negociar y pactar pero jamás poner en juego la integridad de una nación que no es más que el futuro de sus pobladores, serían interesante que los neo políticos leyeran un poco el porqué del establecimiento de fronteras y de identidades nacionales.

 

¿Nos lleva esto a pensar que estamos frente a una sociedad en decadencia? Esa que en lugar de avanzar va hacia atrás, que ha malentendido los derechos humanos, las luchas sociales y que en general desconoce su historia, la historia del mundo y sobretodo sus obligaciones, quiero yo pensar que no.

Esta más que claro que vivimos una etapa de cambio, sería magnifico que aquellos que piden el cambio y rechazan al pasado y su legado se apoyaran en ideas y propuestas nuevas y no en ideologías baratas que han costado más vidas y que finalmente solo han servido para un mayor sometimiento de la población a través de una democracia autoritaria en donde el ciudadano debe aceptar todo del “divino” mandatario porque si lo elegiste o no, el voto lo llevo ahí y nadie ni nada puede pedirle cuentas, porque para ello ya han modificado las leyes, porque no existe y al menos eso creen, no existirá quien los enfrente mientras sigan aplicando su política de terror, así la democratura avanza y seremos como la rana en la olla de agua caliente, cuando nos demos cuenta de todo el daño que nos han hecho ya será demasiado tarde.



Fecha de publicación: 18/11/2020

Compartir

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

Siguiente

Columnista del día

Héctor Gómez de la Cortina

EN DEFENSA DE TOÑO LAVÍN

Más artículos de Rayo Esmeralda Patiño

NOTICIAS RECIENTES