Logo Ágora

COLUMNISTAS

Rayo Esmeralda Patiño

Celaya Internacional

@RayoEsmeralda
Visitas: 997

Celaya Internacional


DESPOTISMO DEMOCRÁTICO

 

 

 

                    “La democracia y el socialismo tienen en común la palabra igualdad; pero la primera en la igualdad en la libertad y el segundo la igualdad en la restricción y servidumbre”.

 Alexis de Tocqueville

 

 

Hablar de dictadura, despotismo y tiranía por supuesto que la mente nos lleva al esquema del pasado, a aquellos gobiernos llegados de forma ilegítima al poder, a través de la fuerza y con un pensamiento absolutista, en general hemos pensado que este esquema se había exterminado pero una parte de él, como cáncer agresivo ha logrado  sobrevivir.

 

Los sistemas despóticos y tiránicos de antaño tenían como principal característica el control y sometimiento del pueblo, eran lugares donde pensar y expresarse de forma contraria al régimen era tomado como una afrenta y rebelión por lo que se consideraba un delito, por supuesto que hoy en día existen una serie de regímenes de la misma característica pero en esencia diferentes, aquellos que podemos denominar déspotas democráticos.

 

Pero, ¿qué es un Despotismo Democrático? Según Alexis de Tocqueville (1805-1859) jurista e historiador francés y acuñador del término, éste hace referencia a la nueva democracia, esa que esta basada en las urnas y que finalmente en muchos casos crea el sentimiento de que es “el pueblo” el garante de las libertades y el defensor de la continuidad en el legado de modernidad humana.

 

El nuevo despotismo que comenzamos a ver alrededor del mundo, en países donde creíamos que la demagogia estaba ya superada es aquel que como decía Tocqueville es elegido democráticamente, hace propaganda electoral, se autonombra defensor de los derechos del pueblo y sus intereses y gana la contienda, al principio otorga pruebas puntuales de su “benevolencia” pero el tiempo va pasando y se despliegan instituciones supeditadas a su formado gobierno central donde él es el único referente, él se convierte en el ungido porque ha salido de las masas sin embargo de poco a poco va mostrando su verdadero rostro, mantenerse en el poder ejerciéndolo de forma tiránica, por la fuerza, y no, no es por el dinero es por el poder per se, es el detento de un poder absoluto para decidir sobre la vida y el dinero de millones de personas.

 

Bajo el esquema de una primera elección legal muchos se enquistan en el poder, aquellos más sutiles se convierten en titiriteros de los políticos que los suceden y otros más como el terrible espectáculo que acabamos de ver en las elecciones de los Estados Unidos de Norteamérica nos muestran a un déspota democrático que ha dejado una enorme división social, Mr. Trump sabia perfectamente que el voto de triunfo a Joe Biden era legal, que le había ganado la contienda pero no se iba a ir sin antes dejar un desastre en la nación. Existen varios argumentos que son como mantras entre aquellos que representan el despotismo democrático quienes dicho sea de paso, no gobiernan y se pasan el tiempo en hacer proselitismo por las redes sociales, porque a final de cuentas es lo único que en realidad saben hacer, atacar, criticar y señalar sin fundamento pero para ello siempre existe quien los escuche y a pesar de lo absurdo de los señalamientos siempre les creerán, como se dice popularmente están viendo y no ven, pero regresando a esos mantras que son muy socorridos por estos nuevos déspotas señalare los más usados: Quieren acabar con nuestros proyectos; han violado nuestros derechos humanos y quieren seguir controlándonos.

 

Estos puntos siempre se escucharán seguidos de imitaciones burdas a la oposición, a una persona en concreto, en mentiras y más mentiras descaradas, en control de los medios de comunicación, tal como vimos la semana pasada en Venezuela. Con esto de ninguna manera quiero decir que los esquemas o gobiernos de antes eran mejores, lo que estoy señalando es que somos nosotros los ciudadanos quienes no estamos bien; ni informados ni posicionados, la enorme cantidad de información que mayoritariamente es falsa nos ha saturado pero sobretodo, el sistema que desde hace varias décadas se ha manejado nos ha llevado a interesarnos más por la irrelevante vida de los famosos que por el rumbo de nuestras naciones las cuales por cierto ponemos en manos de personas incapaces para gobernar y por si fuera poco, les damos también nuestro dinero, mismo que no se utiliza para generar estructura que beneficie a la población sino como dádivas a las que se les tiene que agradecer.

 

La incapacidad de gobernar no viene solo de la mano de personas sin capacidad de ser responsables todo siempre es culpa de alguien más, con ese pensamiento de inmadurez solamente nos encontramos con incompetentes gobernado aferrándose al poder y cometiendo los mismos errores de sus antecesores pero de forma remasterizada, ya se ha hecho muy común escuchar que quien no está con ellos esta contra ellos, existe una necesidad imperante de eliminar la diversidad de pensamiento, pero ¡cuidado! No se trata de pensar lo que sea ni de opinar sin sustento se trata de leer, analizar y expresar nuestros puntos de vista basados en el conocimiento real, se trata de exigir resultados y buen manejo con nuestros dineros y no mantener a unos neo demócratas, quienes señalan a la ultra derecha como peligrosa pero defienden a la ultra izquierda, quienes piensan que los sistemas autoritarios basados en la antigua Unión Soviética, son los efectivos y que ahora sí funcionara, pero a diferencia de los líderes siniestros que la ex U.R.S.S., estos nuevos no tienen personalidad alguna, sin carisma solamente con muchas mentiras ese es su modus vivendi.

 

Un sistema similar al que enarbolan no funciono y no funcionará jamás porque cualquier sistema que socave la esencia misma del ser humano que es la del desarrollo y crecimiento, porque la realidad es que no todos somos iguales pero sí queremos tener una mejor vida. El sistema que detentan muchos de los neo demócratas busca vivir como parásito dividiendo a la sociedad sembrando odio, pero no es más que un sistema despótico disfrazado de legalidad porque no siempre las urnas llevan al poder a las personas más adecuadas sino a los menos malos.

 

 Por: Rayo Esmeralda Patiño

@RayoEsmeralda



Fecha de publicación: 16 de diciembre 2020   

Compartir

Anterior

1

2

3

4

5

6

7

8

Siguiente

NOTICIAS RECIENTES