Logo Ágora

COLUMNISTAS

Rayo Esmeralda Patiño

Celaya Internacional

@RayoEsmeralda
Visitas: 1108

Celaya Internacional

¿REVOLUCIÓN FEMINISTA?

 

 

                                                                         “Las mujeres que han cambiado el mundo, no han necesitado mostrar otra cosa que su inteligencia”

Dra. Rita Levi-Montalcini, 1909-2012

 

 

Nadie en su sano juicio negaría la violencia hacia las mujeres, ni la limitación que desde ciertos países y su entorno social se ha ejercido y ejerce hacia el propio desarrollo de la mujer, pero, ¿qué hacer cuando se ha perdido el rumbo? cuando el feminismo se convierte en moda o en negocio y lejos de una defensa y lucha de derechos se terminan cometiendo barbaries.

 

El tipo de reclamo y rumbo que comenzaba a tomar el feminismo que gritaba con mayor fuerza fue un aspecto que se convirtió en dudas y comenzó a dar vueltas a mi cabeza y debo decir, no fue de la noche a la mañana eran situaciones que ya venia observando pero que ahora veo más claras y sí, creo que me tarde un poco en ver lo que tenia delante, mire querido lector, jamás me atrevería a negar la violencia hacia la mujer de cualquier tipo y en cualquier lugar porque esta se ha reflejado en el hogar, el centro de estudio, el espacio laboral y en la calle, de hecho yo misma he manifestado en este mismo espacio el apoyo que doy por ejemplo aquellas madres que tomaron la CNDH.

 

Puntualizo esto porque el nuevo feminismo, ese que hace más ruido, es unidireccional y cualquier que se salga de ese pensamiento único está en contra del feminismo.

 

Antes que nada me gustaría aclarar que no existe en realidad una lucha feminista o por lo menos no en occidente, me explico, en los países occidentales las mujeres tenemos establecidos en la ley muchos derechos sin embargo es verdad que en muchos países asiáticos, africanos y los de medio oriente tanto el sistema religioso como en el social siguen manteniendo en el sometimiento a las mujeres, así que la lucha feminista quedaría supeditada a una región geográfica, sin embargo el feminismo se ha convertido en un negocio y en un sectarismo controlado por lobbies políticos y sobretodo por un esquema de lo “políticamente correcto”, decir un piropo halagador ahora es sinónimo de violencia.

 

 

El término patriarcal usado constantemente por este nuevo feminismo reaccionario y sectario no hace más que poner en un papel sumiso a la mujer, se sigue reforzando la idea de que es el hombre de forma exclusiva quien nos somete dejando de lado que la violencia hacia la mujer también es ejercida de forma activa o pasiva por otras mujeres, se ha creado una polarización estableciendo la existencia de una sociedad bajo un sistema patriarcal en el que por cierto no creo porque un gobierno es formado por una sociedad y la sociedad esta formada por seres humanos, vaya los seres humanos somos hombres y mujeres, las preferencias sexuales son otra cosa.

 

Entonces, este sectarismo y negocio del feminismo no busca acabar con los problemas a los que se enfrenta la sociedad en su conjunto, no busca una colaboración y una verdadera paridad sino una lucha de unas frente a otros, busca una supremacía de lo femenino cuando en realidad somos un conjunto y complemento social. Pero, aquí la cuestión es que se ha comenzado a generar dentro de esta radicalización un silenciamiento de las mujeres que no pensamos igual, dentro del feminismo debemos aceptar y reconocer varias corrientes porque habemos católicas, musulmanas, ateas, evangélicas, de creencias animistas, de ideologías políticas diferentes, de mayor o menor feminidad, etc., sin embargo la nueva corriente de feminismo surgido recientemente aquí en Europa y que se ha imitado en países del continente Americano, es de izquierda creando así una exclusividad de pensamiento menospreciando así las demás ideologías.

 

Lo preocupante es que si no se piensa igual o se disiente en algún aspecto ya sea en la forma de protesta o en lo que se reivindica, en algunas ocasiones son acalladas ninguneándolas, desacreditándolas señalándolas como micromachistas por las mismas autodenominadas feministas, a esto debo agregar que la mayoría de las veces, quienes disienten de esta ideología en algunos aspectos son expuestas en las redes sociales para que a su vez sean agredidas verbalmente por otras mujeres.

 

El neo feminismo se ha hecho por parte de grupos políticos que manipulan a las mujeres que bajo un sentimiento de masas siguen a las demás, repito en Occidente tenemos por Ley Suprema todos los derechos otorgados no así en determinados países.

 

 

En diferentes marchas hemos visto ya como esta radicalización se visualizo a través de hordas de mujeres encapuchadas eso sí con los pechos al aire no vaya a ser que no quede claro lo que se reclama (¿será cariño o que todas salgamos topless a la calle?), se perfectamente que el salir mostrando el torso fue una respuesta a las palabras absurdas de un político pero en lo que me quiero centrar es que estas “luchadoras” salen a la calle agreden a otras mujeres que bajo el uniforme de policía hacen su trabajo o aquellas que no están de acuerdo con la forma de protestar (defecar u orinar, destruir símbolos religiosos por supuesto de una determinada religión) termina por dejar de lado a otras mujeres y esto para nada y bajo ninguna luz es incluyente, de hecho muchas mujeres en dichas protestas no solo no tienen claro que se pide repiten mantras pseudo sociales que de hecho ya hace décadas han sido aprobados y respetados, agreden a los hombres que pretenden apoyarlas excluyendo así a la otra parte de la sociedad, creando un supremacismo absurdo, solo lo femenino es correcto y no, no es así, hay hombres perversos y manipuladores pero también hay mujeres perversas y manipuladoras. Nos pretenden empoderar  en occidente (¿?) bajo la creencia de un victimismo genético, porque para este grupo el hecho de ser mujer ya nos hace buenas e inmaculadas pero también débiles y vulnerables, este discurso incongruente de somos pero no somos es lo que prima actualmente y por lo menos yo bajo ninguna circunstancia soy víctima de nada y menos habiendo nacido y crecido en un país como México que con todas sus dolencias y carencias me reconoció siempre el derecho a la educación, al trabajo y claro, a decidir.

 

En algún momento reciente, un grupo de mujeres con ideas reaccionarias tomaron la exclusividad de la palabra mujer y la convirtieron en una marca registrada, crearon un sistema feminista representado con una hoz y un martillo (¿?) y decidieron que eran ellas y solo ellas con su visión política y de imagen quienes hablan en nombre de todas las mujeres, puedo decir claramente que a nombre mío no hablan, me niego a ser parte de un esquema más bien político y social que manipula a las mujeres y las dirige hacia donde los beneficios y las cuotas convengan.

 

Por: Rayo Esmeralda Patiño

@RayoEsmeralda




//Fecha de publicación: 20/01/2021 

Compartir

1

2

3

4

5

6

7

8

Siguiente

NOTICIAS RECIENTES