Logo Ágora

COLUMNISTAS

S. Campos Montejano

El Vuelo de Ícaro

@elVuelode_Icaro
Visitas: 509

EL VUELO DE ÍCARO


Satchmo, el embajador con trompeta


Amado, premiado y admirado, a todos nos suena la música de Louis Armstrong y hemos tarareando o incluso imitado su ronca voz en 'What a Wonderful World'. Este personaje no sólo resalta en la historia del jazz, sino que se convirtió en una pieza valiosa en uno de los eventos más importantes de la historia de la humanidad; La Guerra Fría.

La década de los 50's, los países africanos comenzaban a saborear la agridulce libertad y su incertidumbre, perdidos e influenciables, fueron un objetivo principal de la guerra de la propaganda y sus dos principales participantes; Estados Unidos y la Unión Soviética.

Mientras la URSS apoyaba sus revoluciones y financiaba becas de estudio a Moscú, EEUU hacía algo mucho mejor, dar conciertos de Jazz por todo el continente con grandes leyendas del género, como Dizzy Gillespie, George Gershwin, Charlie Parker y por supuesto, Louis Armstrong o también llamado Satchmo.


“El amor, cariño… el amor es la clave.”

El embajador trompetista de Estados Unidos, llegaría por primera vez al continente africano en 1955, recorriendo toda la costa de Oro británica  -actualmente, Ghana-. Él y su trompeta convirtieron en esa época al jazz en el arma más poderosa en contra de los comunistas y sin necesidad de munición o sacrificar vidas humanas; no sólo por la energía que transmite y el aire de libertad que trataba de reflejar la vida en América, sino que en esos tiempos el Jazz estaba totalmente prohibido para los países bajo el régimen de la Unión Soviética. Gracias a estas giras el jazz cada vez provocaba más ruido y eco, tentando al pueblo soviético como una manzana prohibida al punto de que el para entonces gobernador de la URSS, Nikita Kruschov finalmente accedió a permitir una gira de Jazz en la capital de Rusia, Moscú.

En 1957, la siguiente gira por África fue un fracaso por la ausencia huelguista de múltiples jazzistas afroamericanos que se negaron a participar por los escasos esfuerzos del gobierno en contra de la segregación racial principalmente en los estados del sur, entre ellos estaba Satchmo, nuestro trompetista de la eterna sonrisa. Tanta fue la influencia de Armstrong y los demás músicos en huelga, que el presidente Eisenhower a la semana, envió agentes federales a contrarrestar los actos de discriminación racial al sur del país. 

Para 1960, Louis y su banda se fueron a una gira de tres meses por el continente donde recorrerían 27 ciudades inspirando a la juventud africana con los salvajes así como elegantes sonidos del Jazz, siendo este el último servicio a la Patria que le regalaría el apodo de Embajador Satchmo. //


26/06/2020

Compartir

1

2

3

4

Siguiente

NOTICIAS RECIENTES