Comonfort participó en el 3er Encuentro Nacional Otomí en Tlaxcala.

Picsart 24 01 08 19 08 40 186

COMONFORT, GTO. A 08 DE ENERO DE 2024.- El Pueblo Mágico de Comonfort fue invitado y participó en el 3er. Encuentro Nacional Otomí, mismo que se realizó en el municipio de Ixtenco, Tlaxcala.

Este evento se realizó del 5 al 7 de enero, y se contó con una afluencia de 10 mil visitantes durante los 3 días.

Alberto Jimenez, subdirector del área de Turismo de Comonfort fue quien acudió en representación del municipio, junto con un equipo de artesanos, conformados por la cocinera tradicional exponiendo la tradición de los sellos ceremoniales y la tortilla ceremonial Elizabeth Jaralillo Cofradías, el artesano de molcajetes Javier Vargas Romero y el maestro Manuel Olalde Hernández que trabaja el bronce.

“A los artesanos se les hizo la invitación, la comunidad de Ixtenco en Tlaxcala está pegadita al municipio de Huamantla a las faldas del cerro de la malinche, y recientemente ellos tuvieron su título de pueblo mágico, se distinguen por dos cosas, uno le llaman a la comunidad el último reducto otomí, refiriéndose a que es el pueblo que conserva sus tradiciones, artesanías y su lengua, y le dan mucha prioridad a su legado otomi, también se distinguen por la mayor variedad de maíz, que actualmente se cultiva en todo México, tienen 180 variedades de máiz” externó el subdirector.

Es de resaltar que el municipio de Ixtenco, recibió su título como Pueblo Mágico el pasado 26 de junio del 2023, uniéndose así a los 177 pueblos mágicos que tiene el país.

Como parte de esta invitación a Comonfort, fue para reforzar los lazos y ambos municipios comparten este antecedente otomí, Comonfort con la tortilla ceremonial y los molcajetes, mientras que ellos con su lengua y la preservación de todas las variedades del maíz.

“El evento se llevó a cabo 5, 6 y 7 de enero, se tuvieron expositores de varias partes del estado de Tlaxcala, del Estado de México y por parte de Guanajuato asistió Comonfort y Dr. Mora, que participó con cocina tradicional”, resaltó.

Comonfort también aportó lo propio y las personas se maravillaron de la tradición ancestral de la tortilla ceremonial, de cómo colocan los sellos, como se impregna y también del molcajete, la llamada “licuadora eterna”.

Hubo expositores y conferencias donde se habló de la preservación de la lengua otomí, ya que el problema común es que en las comunidades donde se habla, las personas se sienten intimidadas o avergonzadas de sus raíces, pues se les han catalogado como “indios” u otros comentarios denotativos.

“La comunidad de Ixtenco está haciendo un esfuerzo muy grande para que la gente se sienta orgullosa de sus raíces, que se promueva la lengua, que se enseñe a las nuevas generaciones para que no se pierda y tratar de llevar este mensaje a los demás municipios”, finalizó.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 174K suscriptores