Logo Ágora

NOTICIAS - ESTADO

El viacrucis por recuperar el cuerpo de un hijo

Reportero: Gabriela Montejano N. - 21161 Visitas

CELAYA, GTO. 21 DE ENERO 2021.- “Da temor ponerse exigentes con el Fiscal porque parece que todo mundo está en complicidad con todo mundo”, afirma una familiar directa de JuanMa, uno de los dos jóvenes de Querétaro que fueron asesinados en una visita a Celaya.

Entre la incompetencia, la opacidad y la falta de humanidad, los cuerpos sin vida de  Juan Manuel Orozco Parra de 31 años de edad y Jorge Alan Reyes Nieves de 27, recorrieron el estado ya que fueron trasladados, inexplicablemente hasta el municipio de Dolores Hidalgo para ser embalsamados y entregados a sus familiares cerca de 70 horas después de haber sido localizados.

Originarios de Querétaro, el domingo 17 de enero, los jóvenes llegaron a Celaya, su familia perdió comunicación con ellos esa misma noche; luego sus cuerpos fueron encontrados a las 5 de la mañana del lunes 18, sin vida en el denominado Camino a Gasca, a la altura de la Comunidad de La Soledad, en la salida a Juventino Rosas.

Además de la pena de enfrentar el asesinato de un ser amado, los familiares han vivido “un viacrucis” plagado de inconsistencias, irregularidades y burocracia de parte de personal de la Fiscalía General y de la Secretaría de Gobierno del Estado de Guanajuato.

Sin actas de defunción, los jóvenes fueron entregados en el municipio de Dolores Hidalgo y la noche de este miércoles llegaron a Querétaro, a un velorio conjunto que comenzó sin ellos, sin los cuerpos, ya que originalmente les dijeron que  se los entregarían a las 4:30 de la tarde en Celaya, luego que en San Miguel de Allende y finalmente fue en Dolores.

 

LA IDENTIFICACIÓN.

Al ver la noticia y las fotos de los dos cuerpos encontrados en Gasca, los familiares de Alan y JuanMa, sospecharon que se trataba de ellos; y desde Querétaro, la noche del lunes llamaron a las autoridades guanajuatenses quienes les recomendaron “por seguridad” no venir ese día.

Muy temprano, el martes, llegaron al Servicio Médico Forense (SEMEFO) de Celaya.

“…les dicen ahí que no les pueden enseñar el cuerpo y que además no corresponden las características que ellos les daban de sus hijos, cuando ellos iban con fotografías, después fueron a la Fiscalía, los mandan a la Fiscalía, no sabemos el número de carpeta, por que no se los dieron, únicamente les tomaron declaración”.

Así lo explica la prima de uno de ellos, quien siguió el proceso de cerca. Tras dar su declaración, en el Ministerio Público les enseñaron unas fotografías de los cadáveres encontrados; lamentablemente sus sospechas se confirmaron y los padres identificaron a sus hijos.


BUROCRACIA E INCAPACIDAD

Tras la identificación de los cuerpos, la familia tuvo que esperar por horas, ya que ni siquiera les habían hecho la necropsia.

“Dijeron que la necropsia todavía no se había llevado a cabo, cuando estamos conscientes que ya era martes y que el evento fue en la madrugada del lunes y todavía no tenían necropsia ni nada… (…)  nos dicen que ellos tienen demasiados problemas en materia forense y que no tienen la capacidad de atender a tanta gente”.

Uno de los contactos directos de la familia fue Arturo Morado Ruiz, colaborador directo del Subsecretario de Vinculación del Gobierno de Guanajuato, Alfonso Ruiz Chico.

El funcionario estatal les dijo que podían ayudar con el pago del traslado y los gastos funerarios, pero lo que la familia necesitaba era agilizar la entrega.

“Una persona de la Secretaría de Gobierno que se apellida Morado, dijo que pues lo único que podían ayudar era con el traslado y gastos funerarios, yo le dije, mejor échenos la mano a agilizar esto, porque no somos de Guanajuato y con este dolor y sufrimiento y con el motivo de inseguridad que usted dice, está complicado estar ahí”.

Sin embargo la petición no fue considerada; la necropsia la hicieron hasta el miércoles después de las 7:00 de la mañana.

“Me llaman y me dicen que no les pueden entregar el acta de defunción, ¡por el amor de Dios si ya llevan ahí más de 48 horas y además ya fueron reconocidos! necesitamos el acta de defunción para todos los trámites legales”, dice con desesperación la también abogada de la familia.

El padre de JuanMa, se lamenta y afirma “Me van a hacer venir a Celaya, antes de la misa de mi hijo, en pleno velorio”, para recoger el acta de defunción.

En la entrevista, la familiar explica que cuando le pidió a Morado Ruiz el apoyo para agilizar la entrega del acta de defunción, él simplemente dijo que era un asunto de la Fiscalía y ésta es autónoma.

“Le dije que necesitábamos el acta de defunción para los trámites legales y me dijo -no mira, yo soy de la Secretaría de Gobierno y no me puedo meter con la Fiscalía, y no sé si sepas, pero es autónoma, y pues realmente lo que haga la Fiscalía es un tema de ellos-, (…) Pero como me puede decir que un trámite legal usted no lo puede acelerar como Secretaría de Gobierno y que la Fiscalía se manda sola, entiendo que son autónomos pero ustedes tienen que entrar al tema de atención a víctimas. Me dijo que no era el caso y que le daba mucha pena pero que no podía ayudarme más”.

Además de eso, Arturo Morado el representante de la Secretaría de Gobierno, les dijo que solo podía cubrir económicamente el traslado de la Fiscalía a un lugar de Guanajuato y que no pueden pagar al 100% a otro lugar, por ejemplo a Querétaro, lugar de origen de las víctimas.

“Desde un principio le dijimos que nosotros no somos de Guanajuato y me dijo,  -a mi lo que se me hizo fácil, fue pagar los gastos a Dolores Hidalgo-, en su lógica, mi familia se tiene que trasladar a Dolores Hidalgo, y me dice -fue el lugar más cercano que encontré y ahí los van a embalsamar-“.

En tanto a la madre de Alan, le dijeron que le entregarían el cuerpo en San Miguel Allende, ya estando ahí, le informaron que su hijo sería embalsamado en Dolores. Fue hasta las 7 de la noche de este miércoles cuando comenzaron a embalsamarlos.

“Ahora siempre existe el temor, de que en ese Estado (Guanajuato) te hagan algo, de que si te quejas te hagan algo, de que no sé… es una sensación bastante triste, porque, incluso daba temor ponerse exigentes con el Fiscal porque parece que todo mundo está en complicidad con todo mundo entonces, ha sido una experiencia realmente muy complicada para todos”, dice la prima.


SOBRE EL CASO

Aunque reconocen que en este momento la investigación para ellos está en segundo plano, pues lo que querían era velar a sus hijos, las contradicciones e inconsistencias del caso llaman la atención de la familia.

El vehículo en el que los jóvenes viajaban ya fue recuperado, según les confirmó la misma Fiscalía, sin embargo hay dos versiones de cómo lo encontraron.

Mientras esperaban en el MP, familiares vieron cuando llegó un informe de la Guardia Nacional, que más tarde confirmaría la Fiscal en turno del martes, en donde se informaba que el vehículo Jetta gris en el que viajaban los jóvenes, ya había sido localizado, y tras una persecución lo habían recuperado, que iban 3 sujetos que se escaparon e ingresaron a una casa para esconderse.

Sin embargo en el cambio de turno, la Fiscal del miércoles, les dijo que no había sido en persecución, que el auto había sido encontrado abandonado.

Según el testimonio, Alan y JuanMa estuvieron antes de su desaparición en el restaurante Alianza do Brazil, pero tampoco se ha informado si la Fiscalía pidió los videos de seguridad, ya que los testigos tienen miedo de declarar.

“Estaban juntos en el restaurante, Alianza Do Brasil, y al parecer la gente de ahí no da información para no meterse en problemas, solo confirman que sí estuvieron pero se salieron y nada. No dicen nada de las cámaras nada, y según los reportes no hay casquillos ni nada”.

La criminalización de los jóvenes, a los que acusan -sin pruebas- de que estaban involucrados en actos ilícitos, es otra consecuencia que afecta y que se suma al doloroso proceso de recuperar el cuerpo de sus hijos.

“Más que estar pensando en el esclarecimiento de los hechos, a lo que tienen derecho, están pensando a qué hora les van a dar a su hijo y en qué condiciones, porque ha sido un viacrucis, los padres son víctimas indirectas de un delito (…) y todavía las cosas que se están diciendo de ellos, cuando eran dos chicos que se dedicaban a chambear y que lo único que hicieron fue ir a su estado y ni siquiera pueden entregar los cuerpos de manera pronta, después de 48 horas de haberlos encontrado”, dijo la abogada desde el velorio, en donde esperaban los cuerpos.

Jorge Alan y Juan Manuel, llegaron después de las 10 de las noche del miércoles a su estado, a Querétaro, para -con las medidas y limitaciones de pandemia- ser velados y despedidos por su gente cercana, en medio del dolor y la impotencia de lidiar con la burocracia guanajuatense.

----

INFORMACIÓN RELACIONADA: 

BUSCA EL CUERPO DE SU HIJO; ESTUVO DOS MESES EN SEMEFO


Compartir

NOTICIAS RECIENTES