Logo Ágora

NOTICIAS - MUNICIPIOS

Con síntomas los hicieron trabajar en C4 León

Reportero: Gabriela Montejano N. - 2399 Visitas

LEÓN, GTO. 01 DE JUNIO 2020.- Con la denuncia de que hubo negligencia de parte de los mandos que ocultaron y minimizaron los primeros casos, el brote de COVID-19 en el Centro de Comando, Control, Comunicaciones y Cómputo (C4) del municipio de León, ya registra 23 empleados infectados.

Con ellos ya suman 47 casos de funcionarios infectados en la administración municipal. Hay 8 jueces calificadores con COVID-19, 5 en Obra Pública; 3 en la Policía Municipal y 3 en la dirección de salud; y con un caso cada uno Prevención del Delito, Movilidad, Tránsito, Comercio y Consumo, y el del director de Desarrollo Rural.

 

CAREM AYALA

Carem dio positivo al Covid; es telefonista en el C4 de León, desde hace más de 7 años y narra cómo su coordinadora y la subdirectora Ana Laura Cruz Gaitán, la hicieron trabajar a ella y a sus compañeros los turnos de 12 horas pese a reportar los primeros síntomas.

En el C4, detectaron el primer caso el 8 de mayo, una telefonista del 911; y aunque algunas de sus compañeras comenzaron a reportar malestar, la subdirectora ordenaba que terminarán los turnos de 12 horas.

“Ella (una compañera) todavía el día que se sintió mal, traía 40 de fiebre y estaba trabajando, y le dijo a su coordinadora, y aún así la coordinadora le dijo a la subdirectora que tenía a ella con 40 y le dijo que terminara el turno, llegó a las 8 de la mañana y se fue a las 8 de la noche, un turno de 12 horas”.

Carem explica que el 21 de mayo pidió a su jefa inmediata que le hicieran la prueba, pero la ignoraron.

“El jueves 21 me acerque con mi coordinadora de turno, le dije me siento muy mal, cómo le hago para que me hagan la prueba, y me dijo tienes que tener autorización de la subdirectora, (…) yo entré a trabajar a las 9 de la noche y salgo hasta las 7 de la mañana, cuando me dijo que yo necesitaba autorización, me regresé a mi lugar y saliendo el viernes 22 temprano, saliendo del C4 me dirigí a la deportiva de San Miguel, por que ahí están haciendo las pruebas, desde las 7 estuve parada ahí en el vehículo y hasta las 10 nos abrieron, a las 10 de la mañana pasé y me hicieron la prueba”.

Sin embargo, no podía faltar al trabajo en el que ignoraron su estado de salud; el sábado 23 regresó al C4 para cubrir su turno desde las 8 de la noche para salir el domingo 24, pero ya con fiebre, dolor en el pecho y un frío en la espalda “como si trajera un ventilador”.

Sin embargo no podía faltar por que el fin de semana les rebajan el sueldo al cuádruple. Al llegar volvió a reportar que se sentía mal, sin embargo volvió a ser ignorada.

“Le dije a mi coordinadora, me siento muy mal, y me dijo están haciendo pánico en algo que es solo una gripa, de verdad me siento muy mal, yo ya no tenía coordinación en las manos, uso el teclado y me dolían los dedos hasta para escribir, sentía que caminaba pero ya entre nubes, sentía que me iba a desmayar, tengo dos compañeros al lado a los cuales les dije, me siento de la fregada, tuvimos hasta 88 llamadas en espera y no nos dejaron ir a cenar hasta las 2 de la madrugada, por el volumen de llamadas. Obviamente me agrave ese mismo día y traía 37.9 de temperatura, el director miente, al decir que al mínimo síntoma nos dejaban ir”.

Cuando la empleada del C4 salió el domingo por la mañana, tenía fiebre y síntomas evidentes de Covid, “yo terminé el turno el domingo muy mal, ya cuando salí mi esposo me vio y se puso a llorar”, afirma en entrevista.

Tanto el Secretario de Seguridad Pública, Mario Bravo Arrona, como el director del C4, Víctor Aguirre Zúñiga aseguraron que fue en una reunión celebrada entre el 7 y 8 de mayo cuando se registraron los contagios.

Mario Bravo, minimizó los señalamientos de negligencia, y afirmó que no puede ir “atrás de ellos como si fuéramos su papá o su mamá”. Sin embargo Carem no fue a ninguna fiesta.

“No fuimos a ninguna fiesta, nadie, en los 7 años y medio que tengo de laborar en el C4, nunca me he presentado ni a las fiestas que les hacen de fin de año, yo solamente voy al trabajo y a mi casa”, afirmó.

Ahora el esposo de Carem  Ayala ya está contiagado, así como sus pequeños hijos de 5 y 8 años de edad por que no fue aislada a tiempo.

Ella incluso, entre su desesperación por recibir ayuda cuando sus jefes la ignoraban,  mandó mensaje a la línea del Gobernador Diego Sinhue Rodríguez en donde le respondieron que atenderían su caso pero nunca le llamaron.

En tanto, este lunes en rueda de prensa, el director del C4 y el Secretario de Seguridad afirmaron que se han seguido todos los protocolos sanitarios.

“El martes llamé para conocer los resultados, le di mi nombre y me dijo sí es positivo señorita, nada más que la doctora está muy ocupada, en el transcurso del día le llama. Hasta el día sábado se comunicó conmigo, ni martes, ni miércoles, hasta antier sábado”, recuerda Carem el momento en que le confirmaron que tenía el virus.

Compartir

NOTICIAS RECIENTES