Logo Ágora

DATO CURIOSO

6 Datos que hay que saber de la vacuna anti-Covid

Existen muchos mitos sobre esta vacuna que ya han sido desmentidos, por lo que en este artículo hablaremos de algunos datos curiosos que debe saber sobre la misma con la ayuda de un especialista.

 

Datos curiosos de la vacuna contra el COVID-19

Si bien es cierto que aún tenemos mucho que aprender sobre la vacuna y que no son precisas muchas cosas, como saber cuanto dura la inmunidad real de las vacunas, para lograr la inmunidad colectiva, es necesario confiar en la vacuna, los expertos y conocer la información correcta sobre la misma.

Como con todos los medicamentos y procedimientos médicos, existen muchos mitos sobre las vacunas e información errónea que se necesita conocer ampliamente. Es necesario hacer caso a las fuentes verificadas por especialistas cuando se habla de estos temas para evitar la mala información. Para entender mejor, hemos consultado al especialista que nos ayude a hablar sobre las vacunas y los datos más precisos.

 

1.- Las vacunas fueron probadas rigurosamente

Tanto Pfizer-BioNTech y Moderna usaron la tecnología ARNm, la cual existe desde hace más de una década por lo que no es nueva en el campo de las vacunas y es seguro usarla. Adicionalmente, las inyecciones de ARNm han sido sometidas a pruebas y ensayos clínicos que demostraron su seguridad y eficacia. Ahora bien, de acuerdo con El Financiero, la vacuna de Pfizer-BioNTech redujo la enfermedad del coronavirus en un 95%, mientras que la de moderna en un 94% después de que se completaran las dosis de más de 90 mil personas que fueron voluntarios para recibir las pruebas.

Ahora bien, las vacunas ARNm no pueden contagiar de coronavirus, es decir, no pueden causar enfermedades debido a que no contienen un virus vivo. A pesar de que muchas personas han presentado efectos secundarios leves como escalofríos, dolores de brazo y fiebre después de la vacunación, no son síntomas para preocuparse ya que son esperados y generalmente desaparecen en días. No obstante, en enero se informó sobre mínimos casos de efectos secundarios graves como una anafilaxia por reacción alérgica potencialmente mortal, donde de 212.000 era 1 entre los que recibieron la vacuna de Pfizer y de 400.000 era 1 de la vacuna de Moderna.

 

2.- Las mujeres embarazadas sí pueden vacunarse

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) las pacientes embarazadas o en período de lactancia pueden optar por vacunarse de forma segura.

Al inicio de las pruebas, las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia fueron excluidas debido a que no se conocía mucho sobre su efectividad. Lo que generó que la OMS recomendará inicialmente la vacunación solo en embarazadas o mamás en periodo de lactancia de alto riesgo. Debido a esto las organizaciones de salud materna como el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos señalaron el riesgo de COVID-19 alto en mujeres embarazadas por lo que se revirtió la recomendación de la OMS.

Hasta ahora no existen informes de daños en el feto ni problemas en su desarrollo tras ninguna de las dos vacunas, por lo que no hay razón para preocuparse. En caso de que sigan existiendo dudas, puede consultar a su especialista.

 

3.- Personas que hayan padecido coronavirus, también deben vacunarse

Los anticuerpos que se generan una vez que ya se ha padecido la infección por coronavirus, duran aproximadamente de dos a cuatro meses, por lo que las personas que ya han padecido la infección previamente, deben vacunarse. De acuerdo con los CDC, las personas que ya han sido infectadas pueden esperar 90 días después de la infección ya que se espera que estén protegidas por los anticuerpos naturales. Esto no quiere decir que sea peligroso recibir la vacuna antes del tiempo mencionado, pues solo se habla de una recomendación.

A diferencia de las personas con anticuerpos naturales, los que recibieron anticuerpos monoclonales, es decir, anticuerpos sintéticos fabricados en un laboratorio, también deben esperar 90 días antes de recibir la vacuna contra el COVID-19.

 

4.- Las vacunas no tienen efectos sobre la fertilidad

Mucho se ha hablado sobre la preocupación de varias personas sobre los efectos de la vacuna en la fertilidad, es decir, que esta podría causar infertilidad, sin embargo se ha mencionado que este mito se originó porque una secuencia de aminoácidos que componen la proteína de pico del SARS-COV-2 se comparte con la sincitina, una proteína que se encuentra presente en la placenta. Por lo tanto, se creía que esta secuencia podría generar infertilidad, pero la similitud de la secuencia es muy corta, por lo que no puede desencadenar una reacción inmune peligrosa que genera infertilidad. 

Para confirmar la mencionado, se han mostrado registros de embarazos exitosos después de la infección por SARS-COV-2 que no ha evidenciado un aumento de abortos espontáneos al inicio del embarazo.

Es cierto que durante los ensayos y pruebas de las vacunas se excluyeron a mujeres embarazadas, sin embargo, 23 voluntarios quedaron embarazadas después de recibir la vacuna sin abortos espontáneos.

 

5.- Las vacunas no tienen efectos sobre el material genético

Las vacunas de ARNm creadas para evitar el contagio de COVID-19 solo se encargan de producir la proteína espiga. Estas no producen enzimas que puedan facilitar la integración en la célula huésped, por lo que son muy improbables las posibilidades de alterar el ADN.

Veámoslo de esta forma, el ADN se encuentra dentro del núcleo de la célula, cuando se administra el ARN mensajero o el ARNm suministrado por las vacunas, entra a la célula no al núcleo. Ahora bien, las instrucciones del ARNm se utilizan para fabricar la proteína de la espiga que ya hemos mencionado anteriormente, el cuerpo la reconoce como perteneciente y se genera una respuesta inmunitaria. Una vez que estas moléculas de vacunas son leídas, se degradan rápidamente a través de los procesos celulares.

 

6.- La vacuna de COVID-19 no genera la infección del mismo

Otro de los mitos más escuchados sobre la vacuna es que esta puede generar la infección del nuevo coronavirus, mención que ha sido desmentida. De acuerdo con los CDC, ninguna de las vacunas creadas para evitar el COVID-19 autorizadas y recomendadas contiene el virus vivo que se encarga de causar la infección. 

Lo que hace realmente la vacuna es enseñarle al sistema inmunitario a reconocer y combatir el virus que causa la enfermedad de coronavirus. En muchas ocasiones el proceso de la vacuna puede generar efectos secundarios como fiebre, pero como hemos mencionado antes, estos síntomas son muy normales. De hecho, los síntomas son señal de que el organismo está generando la protección contra el virus.

También es importante reconocer que el organismo generalmente se demora algunas semanas en crear la inmunidad mencionada luego de que se ha vacunado. Por lo que sí existen los riesgos de infectarse de coronavirus justo antes o después de la vacuna y enfermarse. La razón de esto es que la vacuna no obtuvo el tiempo suficiente para generar los anticuerpos contra el virus.


Es fundamental que se difundan ampliamente los datos precisos sobre las vacunas contra la COVID-19. De esta forma, cualquiera puede acceder a la información necesaria para tomar una decisión informada. También se recomienda que se consulte a un especialista en caso de tener muchas dudas y miedo de vacunarse, pues a pesar de que no es obligatorio, sí que es uno de los factores que nos ayudarán a eliminar el virus colectivo.

De acuerdo con la página oficial del evento, los boletos saldrán a la venta el próximo 5 de julio, y sólo se venderán por abonos con 3 diferentes precios

INFORMACIÓN: AL PONIENTE.COM

NOTICIAS RECIENTES