“Una vida en equilibrio”

tony redes

Vida



“Una vida en equilibrio”

El equilibrio es una pieza importante en el juego de la vida. Cuando se hace omisión de él todo se torna de tal manera que nos perjudica hasta en aquello que pensamos fuera lo más saludable.

Días atrás un buen amigo me comentaba sobre la importancia de concebir el éxito en la vida desde un equilibrio, sin dar más ni menos de lo debido, ya que cuando así es, todas las áreas que poseemos como seres humanos no serán nutridas, irrigadas, alimentadas, cual es debido. Todo es importante, no existe nada que sobre o falte, todo en un justo y sano equilibrio, por algo existen, para ser disfrutados y no abusados.

En esta ocasión la Runa Eohl que se manifiesta bajo el nombre de “Defensa”, nos exhorta a…

“Es tiempo de controlar las emociones. En tiempos vertiginosos o de grandes cambios, es preciso no entregarse a los extremos de la euforia y la depresión”. El gran tesoro de la vida siempre tiene que ser ejercido desde el control. Los impulsos y arrebatos nos pueden ocasionar malas experiencias, experiencias que llegan a cambiar el rumbo de nuestra historia. Todo extremo es malo, incluso si practicas demasiada oración, al hacerlo tendrás que descuidar otras acciones que también son importantes para mantener tu salud, para mantener una buena relación con los demás. Cuando una planta es regada con demasiada agua, lo más probable es que muera; necesita la cantidad necesaria para vivir y no ahogarse. Estos grandes cambios nos invitan al control de nosotros hacia lo exterior y no de lo exterior hacia nuestro interior.

“Se presentarán nuevas oportunidades y desafíos, pero con ellos pueden aparecer, también, influencias no deseadas. Es necesario protegerse de ellas actuando correctamente y con una conducta adecuada”. El esforzarse por vivir una vida correcta nos trae grandes beneficios, uno de ellos es la paz interior. Cuando se vive correctamente la paz interior es tan inquebrantable que siempre podremos ir a descansar con la conciencia tranquila de que hicimos lo mejor que estaba en nuestras manos. Una vida correcta es imán de atracción de nuevas oportunidades, así como también de desafíos e influencias no tan deseadas. Tu mayor protección contra la envidia de los demás es tu vida correcta y tu conducta adecuada, esa congruencia ante la cual todo aquel que intente atacarte difamándote, se apartará de ti por no tener material que te afecte. No porque te veas afectado(a) por los desafíos y malas influencias, vayas a dejar de tomar las oportunidades que te ofrezca la vida, al contrario, acéptalas en tu vida como un ejercicio o entrenamiento que te fortalecerá para situaciones que estarán por venir. Todo tiene una razón la cual no vemos en el momento preciso de la batalla.

“Si aparece el dolor o la pena, hay que observar estos sentimientos y encauzarlos

apropiadamente. No sirve de nada negar lo que ocurre, ya que para progresar la única arma es el conocimiento”. Dice un principio budista que “el mayor sufrimiento que puede experimentar el ser humano es la ignorancia”. Mientras más conocimientos obtengamos antes de actuar, mayor será el grado de asertividad y de comprender lo acontecido e inevitable. Cuando conocemos y reconocemos que algo no funciona bien, incluso que yo mismo soy el factor número uno de que cierta situación no avance o no dé los frutos necesarios, dicho conocimiento me llevará a crecer como persona y a aceptar lo que se esté gestando en mi interior, encauzándolos apropiadamente, aprovechando y llevando esa fuerza como si fuera un río, para convertirla en energía puesta al servicio de los demás y de la satisfacción personal.

“Se tendrá que tomar responsabilidades por lo que ocurre en la vida. Es necesario erradicar la sensación de que otros tienen el poder sobre lo que le ocurre a uno”. La vida me invita a contemplar y aprovechar todo aquello que me rodea concibiéndolo como instrumentos a través de los cuales puedo constantemente seguir creándome, innovándome, esculpir la mejor obra de arte, que seré yo mismo. Ser responsable es el valor único que me llevará a ser arquitecto de mi propia vida. Dejaré de culpar a los demás por lo que no tengo o he creado, yo tengo el poder para convertirme en quien deseo ser, sólo es cuestión de hacer válido tan maravilloso regalo, creerlo, decretarlo y pensar como si ya estuviera ejecutándose.

“Habrá que reconocer las actitudes por las que uno llega a tal situación y, luego, desandar el camino con paciencia y constancia”. Aún sigue este tiempo tan maravilloso de introspección, de conocimiento y análisis de los actos que vamos realizando, de aquello que hacíamos y no nos venía bien, para ahora hacerlo de manera diferente, con mayor consciencia, obteniendo como resultado una grata satisfacción por el hecho de existir. Así como lo comentaba líneas anteriores, el ser responsable me llevará a reconocer la razón de por qué estoy viviendo lo que estoy viviendo, haciéndome responsable de ello, no buscando culpables. Esa misma consciencia tendrá que impulsarme a desandar el camino, con sabiduría, paciencia, disciplina y constancia, mirándome desde el Amor, concibiendo que todo lo vivido hasta ahora tuvo su razón de ser: aprender nuevas cosas, hacerme de nuevas herramientas, obtener aprendizajes y así mismo, ser más amoroso, comprensivo y tolerante con el proceso evolutivo de los demás. Pediré perdón a aquellos que lastimé, herí o maté -metafóricamente hablando-, por tomar la decisión de caminar por donde evolucioné de manera dura. Repararé a través de la comprensión y de no juzgar el camino andado de los que me rodean. Cada quien avanza por el camino que considera el correcto.

Que el equilibrio me lleve a fluir desde la armonía, disfrutando todo con responsabilidad, paciencia y constancia. Que el equilibrio me conceda caminar al lado de los demás apoyando y no juzgando.

Todos merecen mi respeto porque todos son mis Maestros de Vida… reverencio tan sagrado don.

Psic. Antonio Hernández Mascote.

29/06/2020

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 174K suscriptores